La Libertad.- Alrededor de 45 mil trujillanos, de los distritos de Huanchaco y La Esperanza, se benefician actualmente de la finalización y entrega del proyecto Quebrada El León, que los protege contra inundaciones. Estamos frente a una obra de gran inversión pública e impacto en el departamento de La Libertad.

La Quebrada El León es el primer proyecto de protección contra inundaciones que se planifica, diseña, construye e inaugura en el marco del acuerdo de Gobierno a Gobierno entre Perú y el Reino Unido. El equipo de entrega del Reino Unido o UKDT está acelerando la implementación de infraestructuras de defensa contra inundaciones, de acuerdo con estándares internacionales, en 17 cuencas fluviales y 7 ciudades costeras, además de apoyar el establecimiento de un sistema de defensa de alerta temprana. Se están protegiendo y mejorando las vidas y los medios de subsistencia de millones de personas y empresas mediante un planteamiento que garantiza altos estándares medioambientales y de calidad, la construcción sostenible, el fomento de la biodiversidad, la eficiencia energética, el empleo y la capacitación local, y una estrecha colaboración con las comunidades.

«A través de la colaboración y el trabajo en sociedad, juntos estamos protegiendo a nuestras comunidades y forjando nuestro futuro. Empleos y formación de alta calidad, comunidades y empresas capaces de planificar e invertir en el futuro y una capacidad reforzada para diseñar, construir y gestionar infraestructuras modernas», dijo Hernán Yaipen, titular de la ANIN.

Este gran proyecto se inició en junio de 2022 y su objetivo es proteger las zonas de riesgo del Norte del país redirigiendo el exceso de agua desde las zonas elevadas hacia el mar. Fue liderado por la Autoridad Nacional de Infraestructura (ANIN) con el apoyo del UKDT. Este esfuerzo, que costó más de S/ 800 millones, incluyó la construcción de un canal de 20 km para conducir el agua de las inundaciones, la creación de diques y cruces de canales, 5 km de canales mejorados y una cascada de agua hacia el océano, beneficiando a más de 2.000 personas con empleos directos.

Por su parte, James Redman, director del programa UKDT, añadió: “Una infraestructura de esta envergadura y nivel lleva tiempo planificar, diseñar y construir, para garantizar que ofrezca a las comunidades protección y oportunidades para las generaciones venideras. A través de un poderoso espíritu de colaboración y un compromiso compartido para acelerar el progreso, el UKDT, la ANIN, los líderes comunitarios y miles de trabajadores han creado un sistema de gestión del agua de estándares internacionales que se basa en las prácticas ancestrales de las que la región se enorgullece”.

Finalmente, Gavin Cook, embajador del Reino Unido, felicitó a los equipos por los dos años de buen trabajo realizado. “El objetivo principal de esta asociación entre y el Reino Unido es acelerar la creación de infraestructuras que protejan y mejoren la vida de las personas en Perú. Queda mucho por hacer, pero este es un momento para celebrar el éxito, no sólo en la entrega de una infraestructura de estándares internacionales, sino también en el desarrollo de la capacidad del país para gestarse de forma independiente en el futuro”.

Participación de la comunidad
La participación de la comunidad ha jugado un papel esencial en la gestión del proyecto. Representantes de los diferentes centros poblados de Huanchaco y La Esperanza, liderados en su mayoría por mujeres, comenzaron a trabajar en todo el sector, creando una fuerza común que permitió la continuidad del proyecto y brindando las facilidades que competían, permitiendo a ambas comunidades avanzar hacia un futuro con mayores oportunidades.

Asimismo, para representar la historia del desarrollo de esta obra, UKDT ha estrenado un cortometraje de la serie “Rostros del Cambio” que relata desde la perspectiva de la comunidad y de una de sus líderes, Martha Gonzales, lo que representa el proyecto de Quebrada El León para los trujillanos.

“He visto muchos otros proyectos que se planificaron y terminaron paralizándose sin llegar a concluirse. Como dirigentes, apoyamos el proyecto. Los barrios están fuera de la zona de peligro y ya no tenemos la incertidumbre de que los derrumbes puedan quitarnos aquello por lo que hemos luchado. Las zonas tendrán más valor y valdrá la pena invertir en carreteras, aceras y establecimientos. Mi sueño es que La Molina sea verde”. Martha Gonzáles, Líder Comunitaria. La Molina, El León.

Patrimonio histórico para la gestión del agua
Durante el desarrollo del proyecto se descubrieron hallazgos arqueológicos de las civilizaciones Mochica y Chimú, incluyendo segmentos del sendero Qhapaq Ñan y del muro «La Cumbre». Adicionalmente se restauraron antiguos canales de contención de agua, heredando y reforzando la ingeniería hidráulica de nuestros antiguos peruanos con estándares internacionales. Estos descubrimientos fueron compartidos con escuelas locales a través de museos móviles como parte de la iniciativa “Educación Patrimonial para Niños”, beneficiando a más de 270 estudiantes de los colegios Aroldo Reátegui, María del Socorro e Indoamérica.