La Red de Estudios para el Desarrollo (REDES) informó que el Banco Central de Reserva (BCR), en su último reporte, indicó que la inversión privada ha subido un 0.3% en el primer trimestre y se mantiene la proyección de crecimiento de la misma de 2.3% para este 2024.

“Es fundamental recuperar los niveles de inversión privada, ya que esto permitirá que nuestro país pueda crecer y la generación de más puestos de trabajo. Recordemos que, cuando hay más empleo, las familias también tienen mayores niveles de ingresos y se mejora su bienestar”, indicó Oswaldo Molina, director ejecutivo de REDES.

Como se observa en el gráfico, antes de la pandemia, la inversión privada tuvo un crecimiento por encima del 4%; sin embargo, lejos de crecer, se han sufrido caídas en el 2022 (-0.5%) y en el 2023 (-7.3%).

Actualmente, el Terminal de Chancay es un proyecto importante de inversión privada, que buscará reducir el tiempo de transporte hacia Asia y Oceanía. Financiado con más de US$3,500 millones, este megaproyecto busca, además, aliviar la congestión del puerto del Callao y se prevé que el inicio de sus operaciones genere 8,500 empleos.

“Proyectos de gran escala, como el de Chancay, generan empleos e impulsan sectores claves de la economía local porque proporcionan mejoras en infraestructura básica; por ejemplo, carreteras y redes eléctricas. De esta manera, Huaral se puede ver fortalecida”, destacó Oswaldo Molina, economista de REDES.

Inversión impulsada por la minería

Según especificó el BCR, entre enero y marzo, la inversión privada aumentó impulsada, principalmente, por la inversión minera, la cual creció un 6,4% por mayor inversión de las minas Las Bambas (Apurímac), Quellaveco (Moquegua) y Chinalco (Junín). En particular, la minería metálica –que comprende la extracción de oro, plata, cobre y zinc– fue la que tuvo un crecimiento de 8,8%.

“Aunque estamos observando números positivos, para que la inversión privada pueda avanzar es fundamental contar con un clima de confianza garantizado. Cuando tenemos este contexto, las empresas nacionales y extranjeras se sienten seguras de invertir. Se necesita estabilidad política y social a fin de mantener en positivo nuestras expectativas”, destacó el especialista.