Sigue estas recomendaciones para enfrentar los golpes de calor en niños y adultos mayores

Lima.- El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú (Senamhi) pronostica temperaturas elevadas en la costa norte y centro del país, con valores que podrían alcanzar hasta 35°C y 31°C respectivamente. Estas condiciones climáticas, producto del Fenómeno de El Niño, aumentan el riesgo de sufrir golpes de calor en la población.

Para el Dr. Miguel Vidangos, médico Internista de SANNA Clínica San Borja, explica que «El golpe de calor se produce cuando el cuerpo pierde agua y sales esenciales debido a la exposición prolongada a altas temperaturas. Esto puede derivar en síntomas graves e, incluso, poner en riesgo la vida».

Grupos de riesgo:

Los niños y adultos mayores son especialmente vulnerables a los golpes de calor, debido a su menor capacidad para regular la temperatura corporal. Es en ese sentido que el especialista nos comparte los síntomas que hay que tener en cuenta:

  • Piel roja, caliente y seca (ausencia de transpiración).
  • Respiración y frecuencia cardíaca acelerada.
  • Dolor palpitante de cabeza.
  • Sed intensa.
  • Fiebre generalmente mayor a 40°C.
  • Sensación de calor sofocante.
  • Falta de apetito, dolor abdominal, náuseas.
  • Alteración del estado mental: vértigos, mareos, desorientación, delirios, confusión o pérdida de conocimiento.

¿Qué hacer ante un golpe de calor en niños y adultos?

«Los ancianos mayores de 65 años, niños menores de 5 años y personas con enfermedades crónicas como hipertensión arterial, enfermedades cardiacas u obesidad son especialmente vulnerables al golpe de calor», sostiene el especialista de SANNA Clínica San Borja. Es por ello que se recomienda:

  • Mantener una hidratación adecuada.
  • Evitar la exposición prolongada al sol.
  • Usar ropa ligera y ventilada.
  • Buscar la sombra en días calurosos.
  • Reducir la actividad física en horas de mayor calor.

La prevención y la acción rápida son fundamentales para evitar complicaciones ante un golpe de calor. Si se sospecha que alguien está sufriendo un golpe de calor, es crucial buscar ayuda médica de inmediato.

La conciencia sobre los riesgos del golpe de calor y la preparación para afrontarlo son herramientas fundamentales para salvaguardar la salud en condiciones climáticas extremas.