Estás aquí
Portada > Actualidad > ¡Será el Último CADE en el lindo Paracas!

¡Será el Último CADE en el lindo Paracas!

Lima.- Mientras que profesionales importantes debaten en Paracas sobre las problemáticas de desarrollo económico del país, ignoran el peligro inminente que destruirá el segundo destino turístico más importante del país y pondrá en riesgo más de 5000 empleos en el mismo lugar donde ahora mismo se realiza la conferencia: esta amenaza es “La conversión de Paracas en un área portuaria industrial”.

La única forma de acceder al Puerto San Martín, ubicado en la punta de la Península de Paracas al borde de la Reserva Nacional de Paracas, es sobre una carretera de un solo carril por dirección que cruza el área protegida bordeando su zona más vulnerable. Esta carretera pasa a 50 metros de distancia de la carpa del CADE. Es la misma vía que sirve de acceso a la Reserva para 350,000 turistas por año, los cuales se transportan no solo en carros y buses pero en gran medida en bicicletas, tubulares y cuatrimotos.

Es esta única ruta turística de acceso al área protegida sobre la cual el proyecto portuario planifica llevar todos los camiones de transporte y otros vehículos que se movilizarán al puerto. Según las cifras publicadas en el mismo Estudio de Impacto Ambiental realizado por la empresa portuaria, al terminar los trabajos de construcción en 2025 se estarían movilizando sobre la vía, más de 180.000 vehículos por año (promedio 493 vehículos /día). Esta cifra aumentará cada año más hasta llegar en 2040 a más de 370.000 vehículos por año (promedio 1013 vehículos / día).

Dado que cada vehículo va hacia el puerto y retorna sobre la misma vía, cada vehículo entonces pasa dos veces por las casas de Santa Cruz y del Chaco. Las cifras reales entonces son:

· 2025: 986 pasadas/día = 1 pasada de vehículo cada 1.4 minutos del día, aumentando a:
· 2040: 2026 pasadas/día = 1 pasada de vehículo cada 40 segundos del día

Según Stefan Austermühle, Director Ejecutivo de la Asociación Mundo Azul: “La realización de estos planes inaceptables no solo destruiría por siempre el valor paisajístico y de descanso de este segundo destino turístico más importante del país, poniendo en peligro más de 5000 empleos del sector turístico en Paracas. También significaría un alto riesgo de accidentes poniendo en riesgo la vida de bicicletistas y turistas.”

Pero es más, en su Estudio de Impacto Ambiental el puerto quiere hacer creer al pueblo que la contaminación sonora causada por los camiones que transitan por el Chaco será insignificante. “El puerto”, aclara el biólogo Austermühle, “intenta engañar al pueblo de Paracas y a las autoridades a través de una metodología pseudo-científica que no cumple con los estándares científicos requeridos para este tipo de estudios y por ende produce resultados distorsionados y manipulados que solo comprueban lo que conviene al puerto.”

·Mientras que en otros países se requieren para estudios de impactos sonoros en la construcción de carreteras hasta 22 Estaciones de medición de ruido por cada 600 metros de carretera (en diferentes distancias e incorporando puntos sensibles como colegios y hospitales), el puerto pretende hacer un así llamado “estudio” con 4 puntos de medición a lo largo de 14 kilómetros de carretera.

· El único punto de medición ubicado en el Chaco se encuentra a 300 metros de distancia de la carretera detrás de edificios, los cuales forman una barrera que reduce el ruido en el punto de medición y por esto no sirve para medir el impacto real que causará el tráfico de camiones en el futuro.

“Según nuestros propios cálculos, “afirma Austermühle” lo más probable es que este tránsito pesado llevara a niveles de ruido de mínimo de 58 a 63 decibeles las 24 horas del día, para todas las casas y hoteles ubicados al lado de la carretera hasta 150 metros de distancia. Estos valores superan los límites máximos permitidos para áreas residenciales y afectarán la salud de la población que vive en esta área, especialmente niños y ancianos. Obviamente es tan poco probable que en el futuro los turistas sigan visitando un área donde no podrán dormir debido a la bulla de camiones transitando.”

Igualmente el puerto pretende hacer creer que la contaminación del aire por este tráfico es insignificante. “Nos parece”, dice Stefan Austermühle de Mundo Azul, “que Intentan evitar el tema de fondo, tocándolo solo superficialmente en el Estudio Impacto Ambiental porque no les conviene expresar claramente las consecuencias a las cuales llevará el tránsito de camiones, vehículos de los cuales toda la población de Lima sabe que las nubes negras que expulsan sus tubos de escape, son altamente tóxicos.”

Por ejemplo el Estudio de Impacto Ambiental es incompleto al no calcular los montos totales de materia particulada (metales pesados) y de polvitos tóxicos que expulsan los camiones. Los polvos expulsados por los camiones son cancerígenos cuando ingresan al cuerpo humano a través de la respiración. Estos polvitos tóxicos se acumulan en los terrenos a lo largo de las carreteras.

Usando los propios datos del puerto podemos calcular que el tráfico portuario va a causar anualmente la deposición de hasta 372 kilogramos de materia particulada (metales pesados) y hasta una tonelada de sustancias tóxicas en el área de hasta 300 metros de distancia de la carretera en cada kilómetro del tramo.

Para las organizaciones locales de turismo y artesanía, así como para la mayoría del pueblo de Paracas queda claro:

Paracas es turismo. Paracas no debe convertirse en un área industrial. El tránsito de más 1000 camiones sobre la ruta turística y cruzando la Reserva Nacional de Paracas es irresponsable e inaceptable y será resistido sin negociación por las organizaciones base de Paracas.

El pueblo de Paracas no aceptará el embarque de concentrados de metal en el puerto San Martín.
El pueblo de Paracas no aceptará el tránsito de esta cantidad de camiones por la ruta turística.

Nosotros pedimos del gobierno:
· No aprobar el Estudio de Impacto Ambiental
· Parar el proyecto portuario y renegociar las condiciones de la concesión
· Reorientar el proyecto portuario hacia un puerto turístico para cruceros, deportes acuáticos y una marina de embarcaciones recreativas.

Ningún proyecto portuario independientemente de su orientación comercial o tamaño es aceptable sin solución del problema de acceso y sin vías alternas que separen el tránsito portuario de la ruta turística.

“En mi punto de vista”, concluye Austermühle, “la idea de crear un puerto industrial siendo ubicado en el centro del segundo destino turístico más importante del país, en la Bahía de Paracas, la cual es visitada cada año por cientos de miles de peruanos que la buscan por su belleza, su tranquilidad y la biodiversidad de la Reserva y de las Islas Ballestas, yace de las ambiciones de políticos corruptos que promueven el proyecto motivados únicamente por sus propios intereses económicos en minería y agricultura y a los cuales no les importa el patrimonio natural del país que gobiernan porque solo piensan en saquearlo y enriquecerse ellos mismos. Y vemos que el proyecto está promovido por ministros completamente desubicados que no comprenden que crear 50 empleos en un puerto industrial destruyendo la inversión privada de docenas de empresarios turísticos y poniendo en riesgo el empleo de 5000 personas en turismo en Paracas es lo contrario de desarrollo económico. Nadie está en contra de la mejora de la infraestructura portuaria del país pero todo en su lugar adecuado, y Paracas no lo es.”

Top
A %d blogueros les gusta esto: