Estás aquí
Portada > Actualidad > SANNA, Clínica San Borja cuenta con alrededor de 10 años de experiencia en Trasplante de Progenitores Hematopoyéticos

SANNA, Clínica San Borja cuenta con alrededor de 10 años de experiencia en Trasplante de Progenitores Hematopoyéticos

Lima.- De acuerdo al Ministerio de Salud (MINSA), en el país, alrededor de 600 pacientes al año necesitan someterse a un trasplante de médula para tratar enfermedades como mieloma múltiple, leucemia y linfoma. Para contribuir con atender la demanda, SANNA \ Clínica San Borja viene operando la primera área de Trasplante de Células Progenitoras Hematopoyéticas en un establecimiento privado de salud, la cual, a la fecha, ha ayudado a más de 60 pacientes, entre niños y adultos, a mejorar su calidad de vida.

“Aunque en el 2020 se tuvo que suspender momentáneamente el programa de Trasplante debido a la pandemia del COVID 19, en el presente año se han retomado las acciones para seguir brindando la oportunidad a nuestros pacientes. Este año esperamos realizar trasplantes hasta a 20 pacientes”, comenta el Dr. Sergio Murillo Vizcarra, Hematólogo y Jefe de la Unidad de Trasplante de Células Progenitoras Hematopoyéticas de SANNA \ Clínica San Borja.

El Trasplante de Progenitores Hematopoyéticos puede ser autólogo o alogénico. La diferencia entre ambos radica en quién es el donante. “Para el caso del TPH autólogo, el propio paciente es el donante”, explica el Dr. Murillo, “mientras que en el caso de los TPH alogénico, se debe contar con un donante emparentado, que puede ser un familiar, o no emparentado, es decir, no familiar”.

De acuerdo al especialista, el proceso en un caso de trasplante autólogo empieza con estimular la migración de las células madre de la médula ósea (más conocido como “tuétano”) a la sangre periférica, es decir, la sangre que circula por las venas de nuestro cuello, brazos y piernas. Luego, de identificarse que la sangre cuenta con una cantidad adecuada de “células madres”, se procede a su colecta, para, mediante un sistema computarizado de congelamiento, proceder a su preservación a -196° C. Estas células posteriormente serán infundidas en el paciente por un catéter venoso central.

Con el paso del tiempo, gracias a la evolución de la ciencia y la tecnología, este procedimiento se ha ido modernizando. “Antes, la única fuente de donde eran obtenidas estas células “madre” para el trasplante era la médula ósea, proviniendo de ahí su denominación inicial y más conocida. Sin embargo, en la actualidad, se emplean con mayor frecuencia otras fuentes, como por ejemplo la sangre periférica y la sangre del cordón umbilical para el caso de los trasplantes con donante no emparentado”, explica el Dr. Murillo.

Para la clínica, la experiencia de casi diez años de contar con un área de trasplante le ha permitido contribuir con disminuir la demanda de este tipo de tratamientos y seguir brindando a sus pacientes servicios de la más alta calidad. Actualmente, el área de hospitalización de la Unidad de Trasplante de la clínica, comprende cuatro habitaciones de aislamiento estricto y una estación de enfermería con cabina de flujo laminar vertical, el cual emplea un filtrado clínico de tipo HEPA que brinda más de un 99.97% de pureza al aire aportado. Asimismo, todas las paredes y pisos se encuentran recubiertos con vinil especial para disminuir la capacidad de replicación de microorganismos. A lo anterior se suma un grupo de profesionales, tanto médicos como personal de enfermería, debidamente acreditados ante el MINSA.

Top
A %d blogueros les gusta esto: