Estás aquí
Portada > Especiales > Peruanos en edad de jubilación enfrentan desafíos para mejorar su bienestar, según el Índice de Jubilación Global Natixis 2020 (GRI)

Peruanos en edad de jubilación enfrentan desafíos para mejorar su bienestar, según el Índice de Jubilación Global Natixis 2020 (GRI)

Lima, Perú.-. Por tercer año consecutivo, Perú mejora su puntaje en el Índice de Jubilación Global Natixis 2020, GRI por sus siglas en inglés,  elaborado por Natixis Investment Managers, ocupando  el puesto 38 de 45 países con las mejores prácticas en políticas de jubilación.

De acuerdo al ranking, mientras varios indicadores de Perú están por debajo de la media, nuestro país logra estar entre los 10 primeros en temas financieros (puesto 8). Esto refleja que se está mejorando la dependencia económica en la vejez, la mora en los préstamos bancarios, inflación, tasas de interés, presión fiscal, gobernabilidad y el endeudamiento del gobierno.

Sin embargo, según el GRI, el país tiene el segundo puntaje más bajo para el indicador de ingreso per cápita y el sexto puntaje más bajo para el indicador de igualdad de ingresos. Estos dos indicadores van a ser un gran desafío para el próximo gobierno peruano. Además, el impacto que deja la Pandemia  producida por la Covid-19 pone al país ante un reto complejo.

“Equilibrar las necesidades de los jubilados actuales y futuras con otras políticas públicas ha sido durante mucho tiempo uno de los temas más difíciles para las naciones de todo el mundo, y la pandemia mundial y sus consecuencias económicas no han hecho más que agravar el desafío», dijo Jean Raby, CEO de Natixis Investment Managers. “Tanto los individuos como los empleadores, las instituciones, los responsables de la formulación de políticas y los gestores de activos tienen un importante papel que desempeñar para abordar estas cuestiones, y creemos que el Índice de Jubilación Mundial 2020 puede ayudar a avanzar en el diálogo al proporcionar una imagen clara y coherente de la situación de cada economía en una serie de indicadores clave».

Para los resultados globales del ranking, se tomaron en cuenta 18 indicadores agrupados en cuatro temáticas con sub-índices:

1.  Salud relacionado con la expectativa de vida, gasto per cápita en salud, y gasto en salud de los no asegurados.

2.  Finanzas en la jubilación, correspondencia entre el dinero destinado para la dependencia económica durante la vejez, préstamos bancarios con morosidad, inflación, tasas de interés, presión fiscal, factores que afectan la economía nacional a través de la deuda pública.

3. Bienestar material, entendido como el ingreso equitativo entre grupos poblacionales, ingreso per cápita y ratios de desempleo del adulto mayor.

4. Calidad de vida, identificada como la felicidad de la población jubilada, calidad del aire, acceso al agua y servicios sanitarios, biodiversidad y factores ambientales.

Hasta el momento, este 2020 ha traído una de las mayores amenazas a la salud pública y la economía global en más de un siglo. Claramente, una situación drástica demanda un cambio radical.  Hasta ahora, los esfuerzos para moderar parte del impacto económico de la pandemia han funcionado. Pero las acciones de hoy presentarán claramente mayores desafíos para la seguridad de la jubilación a largo plazo.

Entre el amplio abanico de temas críticos, cinco sobresalen como amenazas a largo plazo:

●  Recesión: Alto nivel de desempleo significa que tanto el plan de contribución para la jubilación y los impuestos al salario para las pensiones públicas se reducirán dramáticamente. 

●  Tasas de interés: Las tasas han estado en mínimos históricos por unos 12+. Sin embargo, la frenada mundial ha forzado recortes. En adelante, jubilados tendrán que ser ingeniosos en cómo manejen sus necesidades de ingreso, mientras que los administradores de pensiones necesitan pensar de manera creativa cómo administrar obligaciones a largo plazo.

●  Deuda pública: El gasto público para estimular y ayudar ha sido esencial para mantener la economía a flote, pero ha generado récords de deuda. En el futuro, esa deuda dará dificultades a los políticos para resolver las necesidades de los jubilados.

●  Clima. Como lo han demostrado los recientes incendios en Australia, los desastres naturales relacionados con el clima se han vuelto más severos y frecuentes, dejando vulnerables a los jubilados de manera tanto física como financiera.

● Equidad económica. El movimiento de justicia social ha puesto en la mira la desigualdad salarial. Sin importar que las cifras se miren por género o raza, demuestran que bajos ingresos a lo largo de una vida suman al desequilibrio de ahorros, fondos de inversión e ingreso durante la jubilación. 

Situación peruana

El Perú ha mejorado su posición en el subíndice de Bienestar Material (puesto 38) porque logró mejorar su puntaje en los tres indicadores (empleabilidad, ingreso per cápita y desigualdad de ingreso).  Sin embargo, esos dos últimos indicadores aún tienen mucho por mejorar. 

En cuanto a la Salud, el país está en el puesto 42 porque ningún indicador de esa categoría logra estar entre los diez primeros. Los puntajes son muy bajos en gasto de salud y expectativa de vida. El indicador sobre seguros en salud ha mejorado con respecto a otros años.

Top
A %d blogueros les gusta esto: