Estás aquí
Portada > Especiales > Perú avanzó 5 años en digitalización de servicios gracias a la pandemia de Covid

Perú avanzó 5 años en digitalización de servicios gracias a la pandemia de Covid

El término Fintech (Finance Technology), deriva de una unión entre tecnología y finanzas, refiriendo a ofertas tecnológicas en relación al sector financiero para dar a las clientes nuevas alternativas que mejoren el manejo de su economía, que puedan obtener financiación más rápida y sencillamente y también en muchas oportunidades con menos costos que en las bancas tradicionales.

Es en la actualidad que las Fintech toman un papel relevante en la sociedad peruana, ya que acarrean soluciones financieras para los usuarios, más aún luego de la pandemia del Covid-19 atravesada. Es esta pandemia la que potenció exponencialmente la utilización de la tecnología en diversos ámbitos, lo que trajo aparejada la comodidad que las personas fueron adquiriendo con las alternativas de fácil uso y con menor costo. Además, estos cambios, hicieron que Perú en el último año, avance cinco años en la digitalización de servicios, gracias a la gran necesidad de la realización de las operaciones sin asistir a ningún sitio debido al aislamiento. 

Como se nombra anteriormente, las Fintech y los servicios financieros digitales en general son un puente para alcanzar la inclusión financiera. Las personas migran a pedir préstamos a través de aplicaciones móviles y cuentas bancarias.

La inclusión financiera se trata del acceso y uso de los servicios financieros de calidad por parte de todos los segmentos de la población. Además, es un motor para el mejoramiento de la economía, su crecimiento, la reducción de la informalidad y la mejora del bienestar de la población, haciendo un uso responsable de los productos y servicios financieros que se ofrecen.

La apertura a productos financieros adecuados, hace posible a los peruanos el poder ahorrar de manera segura, poder obtener financiamiento para el desarrollo de actividades que promuevan su economía, obtener seguros para sus empresas, hogares, para así poder reforzar su estabilidad.

Dentro de las Fintech que están en auge en Perú, se encuentran las de las casas de cambio digitales, que se ofrecen a través de plataformas virtuales, por donde también son solicitadas la compra o venta de dólares. Como así también las que ofrecen préstamos online tanto personales como para empresas. Pero en ambos casos, para la concreción de estas operaciones, es necesario contar con una cuenta bancaria donde se realice la transferencia.


Otra de las aristas de esta inclusión económica, fue el cambio que tuvieron que realizar los comerciantes ante la necesidad de adoptar nuevos medios de pago digitales, que conlleva también a la apertura de cuentas bancarias, donde se recibe el pago de la venta por los productos o servicios y ayudan a la economía de la población, como así de dar más opciones de pago a los clientes.

Este avance, guarda relación con las dinámicas de promoción aplicadas por parte del Gobierno, ya que tomó medidas que contribuyeron al uso de los medios digitales. Como ejemplo está el caso de los bonos de ayuda entregados a los más necesitados durante la pandemia del Covid-19 por medio de dinero electrónico. Esto trae aparejado que muchas personas que no tenían la posibilidad, ingresen al sistema financiero y tengan acceso a él.

También se fomentó una política pública para el uso extendido de la billetera electrónica, tratando de obtener más repercusión en los sectores rurales y urbanos. Sin embargo, sigue sin predominar la inclusión financiera en el país.

En el ranking elaborado por Credicorp, del Índice de Inclusión financiera, mide la inclusión financiera por las dimensiones de acceso, uso y calidad percibida. En el caso de Perú, ocupa el penúltimo lugar con un puntaje de 37,9 sobre 100.

El estudio señala que un 72% de los peruanos, advierte al menos, una barrera para tener productos financieros de ahorro. Un 87% comenta conocer un producto financiero formal al menos. El 52% de peruanos, no tiene producto financiero alguno para sus ahorros. Por otro lado, el 26% manifiesta no poseer ningún seguro y de los sujetos que sí poseen, asegura el 67% que se trata de uno del sector público.

El golpe de la pandemia, trajo otras consecuencias, como la imposibilidad de ahorrar de los ciudadanos peruanos. El 73% explicó no haber ahorrado en el último año, y del porcentaje que pudo realizar sus ahorros, los mantuvieron en cuentas a nombre propio.

Se visibilizó un aumento en las app y billeteras móviles, dado que de quienes realizaron transferencias en el último año, el 35% utilizó las apps y el 34% las billeteras móviles. Un 29% considera buena o muy buena la facilidad para la obtención de productos en bancos privados y el 21% en financieras o microfinancieras.

Un punto recurrente en la inclusión financiera en una gran cantidad de países, como lo es en el Perú, que tiene marcada la brecha de género. Los hombres siguen teniendo una diferencia a favor frente a las mujeres, los cuales cuentan con un puntaje de 41, mientras que las mujeres con un 35,9. 

En relación a la edad de las personas, los mayores de 60 años son las menos incluidas en el sistema financiero, luego le siguen las personas de edades entre 26 y 42 años y por último las más incluidas las que se encuentran en el rango de 18 a 25 años de edad.

Top
A %d blogueros les gusta esto: