Estás aquí
Portada > Vida y Estilo > Ortorexia: La obsesión por comer saludable

Ortorexia: La obsesión por comer saludable

Lima.- Es común escuchar sobre los beneficios que trae el alimentarse de una manera saludable, no solo en lo que respecta a la salud física, sino que, además, para el bienestar mental. Sin embargo, como bien sabemos, los excesos son perjudiciales en todos sus niveles, incluso en lo que se considera se está obrando de buena manera.

La ortorexia, que no es considerada aún como trastorno, es una alteración a la conducta alimentaria, que convierte en obsesión el seguir una alimentación saludable todo el tiempo. Esta alteración puede traer problemas que van desde la parte médica hasta la social.

Fátima Servián Franco, Profesora de Pregrado en Psicología y en el Máster Universitario en Nutrición y Salud de la Universidad Internacional de Valencia-VIU, explicó: “La ortorexia se compone de dos etapas; la primera se sustenta en elegir comer una dieta saludable, lo cual es muy lícito, pero en la segunda hay una intensificación de esa búsqueda caracterizada por la obsesión patológica de la comida biológicamente pura, lo que lleva a importantes restricciones alimentarias”.

Además, la experta agregó que se considera a una persona doliente de ortorexia cuando realiza una dieta restrictiva y un aislamiento social compensatorio, evitando obsesivamente los alimentos que contienen o podrían tener colorantes, conservantes, pesticidas, ingredientes genéticamente modificados, grasas poco saludables o contenidos excesivos en sal, azúcares y otros componentes.

Es importante resaltar que llevar una dieta de manera tan estricta puede presentar problemas respecto a la salud de quien decide cumplirla de manera rigurosa. Intentar dejar de consumir alimentos como los mencionados anteriormente, sin una debida asesoría, puede llevar hasta puntos extremos de desnutrición de la persona por esos cambios radicales en su alimentación.

En cuanto al perfil de pacientes, la docente de VIU indica que “las mujeres, jóvenes adolescentes y quienes se dedican a deportes como el culturismo, el atletismo y otros, son los grupos más propensos a caer en esta alteración alimentaria”.

Sus afectaciones psicológicas
Este problema en la alimentación puede ocasionar daños no sólo en la parte física, sino también en la mental. Cuando una persona sufre de ortorexia es probable que se generen problemas asociados a las tendencias obsesivas. A nivel social, se pueden presentar casos de aislamiento al no encontrase cómodo con el tipo de vida saludable que puede llegar a tener su círculo social cercano.

Cuando se desarrolla una preocupación excesiva por los alimentos que se consumen, y hay una especial atención en revisar por ejemplo, de dónde provienen, qué químicos tienen o cuántas calorías aportan, se puede generar un trastorno psicológico que desencadena en el constante pensamiento de qué es lo que se está consumiendo, dejando de lado la necesidad básica de alimentarse, teniendo esto graves consecuencias para la salud.

“Esto provoca que los hábitos alimentarios sean cada vez más estrictos. Además, creando un complejo de superioridad hacia aquellos que no siguen esta dieta. Cuando las personas rompen esta dieta, se observa un sentimiento de culpabilidad ya que su autoestima va muy unida a lo que comen”, expone Servián.

De igual manera, las personas con esta alteración tienden a ser rígidas, perfeccionistas, estrictas y padecen intensos sentimientos de culpa cuando no alcanzan lo que se proponen. Por estas razones, para la recuperación de un paciente es importante trabajar de forma multidisciplinar estos aspectos y los nutricionales.

Por último, la docente indicó que las modas actuales también han impulsado este estilo de vida. Algunas de las influencias sobre esta alteración “son el movimiento y la industria de la comida ecológica y orgánica. Para esta corriente, los alimentos se consideran impuros por llevar herbicidas, pesticidas u otras sustancias artificiales. Este estilo de vida se sustenta en las técnicas y materiales empleados en la elaboración de los alimentos”.

Es importante recalcar que optar por un estilo de vida saludable debe ir más allá de los resultados que se quieran obtener en la vida. Es fundamental asesorarse y procurar llevar un acompañamiento médico o nutricional que guie el proceso para evitar consecuencias negativas a futuro.

Top
A %d blogueros les gusta esto: