Estás aquí
Portada > Especiales > Normas de protección laboral del Estado a personas con discapacidad durante la pandemia no se cumplieron

Normas de protección laboral del Estado a personas con discapacidad durante la pandemia no se cumplieron

Lima.- Las personas con discapacidad en nuestro país constituyen uno de los sectores de población más vulnerables y son sometidos permanentemente a la falta de respeto a sus derechos humanos debido a su condición de discriminación estructural y situación de pobreza y pobreza extrema. Esta situación condicionó a que, durante la pandemia por el COVID_19, las normas que dio el Estado para brindar protección laboral a personas con discapacidad no se cumplieran. Producto de ello, la condición económica de estas personas se vio seriamente afectada, según lo señaló un estudio sobre el impacto de la pandemia a personas con discapacidad realizado en Perú por Luz Elena Calle, responsable del Programa de Personas con Discapacidad y Derechos Humanos del Centro de Políticas Públicas y Derechos Humanos (Perú EQUIDAD).

Al respecto, Calle señaló que si bien iniciada la pandemia, el Gobierno se apresuró a emitir normas orientadas a la protección de las personas con discapacidad, pero en la práctica no se cumplieron ni respetaron.

“Tenemos el Decreto Legislativo N° 1468, que es bastante completo; sin embargo, no dispone de presupuesto adicional para su ejecución, como lo señala su artículo 8 que se deberá usar los recursos de los ministerios e instituciones comprometidas en su cumplimiento”, agregó la representante de EQUIDAD.

“Considerando que el Decreto Legislativo N°1468 es un documento normativo fundamental para la atención a las personas con discapacidad, pronto se pudo percibir las limitaciones de su cumplimiento. Aparentemente el Decreto Legislativo N°1468 y normas posteriores preveían la protección laboral a los adultos mayores y a las personas con discapacidad en lo fundamental. Vale decir que tanto la suspensión perfecta de labores, el cambio de la modalidad de trabajo presencial por el trabajo remoto o la licencia remunerada con cargo a compensar al culminar la emergencia sanitaria preveía la protección al trabajador con discapacidad, pero no fue así, la ola incontenible de despidos de trabajadores y la suspensión de contratos vigentes, les afectó sin duda”, comentó Luz Calle de EQUIDAD.

Al respecto, la representante de EQUIDAD agregó que “debido a que no existe un registro censal de las personas con discapacidad en el sector laboral formal e informal, no podemos contar con información precisa de cuánto representa está afectación en el empleo y en el ingreso a las personas con discapacidad; sin embargo, conocemos que la restricción impuesta en materia laboral tuvo más impactos en los adultos mayores y en las personas con discapacidad empleada. Al ser considerados como el grupo poblacional de más alto riesgo, determinar que por razones médicas no debían salir de casa y la prohibición de ir a sus centros laborales, incrementó la pérdida de sus empleos y con ello los ingresos con los cuales se solventaban ellos y su familia”.

Los apoyos económicos humanitarios distribuidos por el Gobierno tampoco llegaron a las familias de personas con discapacidad, por las razones de no haber estado inscritos en registros y padrones; a pesar de que el Decreto Legislativo N° 1468, orientado específicamente al apoyo a personas con discapacidad señalaba la obligación de Gobierno nacional y municipalidades de contar con registros y padrones de personas con discapacidad actualizados.

“Conadis hizo algunas actividades de apoyo a las personas con discapacidad. No obstante, el problema recurrente en todos los presupuestos de ayuda social es la invisibilidad de las personas con discapacidad, de sus familias y de sus organizaciones de ayuda mutua. No hubo una partida específica para ellos. Ante el reclamo de las organizaciones con discapacidad para que se les dé prioridad en la distribución de los bonos o en la atención médica, la respuesta siempre fue que estaban incluidos en los padrones de beneficiarios de los ministerios o de la lista de distribución de alimentos a cargo de los municipios y gobiernos regionales”, concluyó Luz Calle de EQUIDAD.

Top
A %d blogueros les gusta esto: