Estás aquí
Portada > Actualidad > «Necesitamos una campaña comunicacional educativa, para prevenir segunda ola de contagios por COVID-19»

«Necesitamos una campaña comunicacional educativa, para prevenir segunda ola de contagios por COVID-19»

Lima, Perú.-. Ante la inminente segunda ola de contagios, Perú necesita con urgencia una campaña de sensibilización educativa, emocional y empática que tome en cuenta las emociones y miedos reales de la población para buscar cambios de comportamientos.

Así lo dio a conocer el psicólogo y psicoterapeuta, Manuel Saravia Oliver, director del Instituto Guestalt de Lima (IGL), quien advirtió que “no hemos aprendido nada de los errores en estos nueve meses de pandemia. Necesitamos una campaña país con mensajes claros sobre lo que hay que hacer por ejemplo en estas festividades y ante la reactivación económica ya que hay una falta de conciencia general”.

El especialista señaló que “la única forma de revertir el problema es tomando en cuenta la salud psicológica de las personas para cambiar percepciones, actitudes y conductas de riesgos. Necesitamos una campaña dirigida a la persona, la familia y la comunidad que explique de manera clara los riesgos a la salud y la vida, priorizando el aspecto emocional”.

No hay ninguna campaña de Navidad 

“Estamos perdiendo oportunidades valiosas de educar. El perfil psicológico del peruano promedio en el mes de diciembre es que se encuentra ansioso, triste, nostálgico, estresado, angustiado y miedoso sobre el futuro. Muchos peruanos no saben bien cómo deben reinventarse en sus afectos esta Navidad para mantenerse sanos y cuidar de las personas que más quieren para evitar más casos de COVID-19. Lo primero que deben decir es que este año la época navideña será muy diferente a la que conocemos: sin abrazos, besos y caricias. Otros países han trabajado campañas de navidad por la pandemia y en el Perú aún no hemos hecho nada”, comentó.

Saravia recordó que hace unos días la misma OMS con motivo de las próximas fiestas navideñas y el repunte de los casos de COVID-19 está lanzando un llamado a no abrazarse. “Esta ‘Coro-Navidad’ será rara y atípica en muchos aspectos y el principal mensaje es no bajar la guardia para evitar un rebrote de casos. Este año 2020 ha estado caracterizado por un sube y baja de emociones debido a diversas situaciones de miedo e incertidumbre que se agudizan al llegar las festividades”, precisó.

Es importante indicar que diversas encuestas de opinión pública han evidenciado claramente el estado emocional de la población peruana en este contexto de pandemia, donde 5 de cada 10 hogares está con problemas mentales y 7 de cada 10 peruanos tiene problemas de ansiedad y depresión.

Consejos y recomendaciones para esta ‘Coro-Navidad’ 

  1. Centrarse en las actividades que si puede hacer para pasar unas bonitas fiestas. Decore la casa, planee la cena, los regalos y demuestre el amor con gestos. Por ejemplo, puede hacer reuniones con un número limitado de personas y con la  ‘sana distancia’, como dos normas preventivas para estas fechas. 
  1. Identifique nuevas tradiciones. Sea creativo. Hay nuevos rituales que podrían reemplazar a otros durante este año. Por ejemplo, puede ser un Santa virtual, organizar cánticos de villancicos en línea o sesiones en Zoom para cocinar los platillos típicos de la temporada con tus seres queridos y animar a la familia a que se imaginen cómo pueden hacer diferentes estas fiestas con la colaboración de todos.
  1. Agradezca lo que sí tiene. Mire el vaso medio lleno de las cosas y no solo el medio vacío o las cosas que le faltan. Si algo ha servido el 2020 es para poner en perspectiva las cosas importantes que tenemos: la salud y la vida. Por ejemplo, puede escribir diariamente para identificar cómo se siente porque cuando es consciente de ello también puede tener una idea de qué necesita.
  1. Use las videollamadas. Como parte de la magia de estos días es sentirse conectado con sus seres cercanos puede utilizar los medios virtuales.
  1. Ayude a quien lo necesite. Hay mucha gente a la que le hace falta algo y que nosotros podemos proveer sin que nos afecte. Esto satisface nuestras necesidades psicológicas más básicas y nos ayuda a sentirnos conectados con el otro, algo que deseamos mucho después de tantos meses en aislamiento.
  1. Niños son un ‘espejo’. Considere que si los adultos están bien y no muestran excesiva preocupación ni sentimientos descontrolados, los hijos lo estarán también. Lo más importante es que se sientan seguros y eso es algo que depende los que compartimos día a día con ellos y cómo vamos abordando el tema.
  1. Mantenga el espíritu de la Navidad. Estas fiestas pueden ser una nueva oportunidad para reforzar los lazos familiares, redescubrir el significado de estas fechas y compartir los anhelos de paz, esperanza y cuidado del prójimo.
Top
A %d blogueros les gusta esto: