Estás aquí
Portada > Noticias > ¿Navidad sin toda la familia? Recomendaciones para afrontar una Navidad a distancia

¿Navidad sin toda la familia? Recomendaciones para afrontar una Navidad a distancia

Lima, Perú.-. Venimos cerrando un año complejo y sin precedentes en el que muchas personas han perdido su empleo, han tenido que posponer estudios, han mantenido distancia de su familia y amigos, y han modificado sus rutinas por la crisis sanitaria. En ese sentido, y teniendo una fecha importante como la Navidad tan cerca, es inevitable sentir nostalgia, pena, dolor, vacío y soledad, y distintos cambios emocionales.

Estos sentimientos, que ya son comunes en esta temporada, pueden ser más notorios por el contexto actual y es importante no ignorarlos y tener conciencia de ellos para enfrentarlos. Para ayudarnos en esta tarea, la directora de la Escuela de Psicología de la Universidad Norbert Wiener, María Elena Escuza, nos brinda las siguientes recomendaciones:

1. No desestimemos cómo nos sentimos: Muchas personas tratan de ignorar o disimular sentimientos como la tristeza, pena y nostalgia. Es importante que tomemos conciencia de nuestra salud emocional y asumamos lo que estamos sintiendo y lo conversemos, por ejemplo, con algún familiar o amigo cercano.

2. Miremos el lado positivo de las cosas: Debemos intentar observar el lado bueno de toda experiencia, incluso de las negativas. Si has pasado por momentos difíciles durante el año, recordemos ver también la otra cara de la moneda y enfatizar los aspectos positivos y aprovecharlos como aprendizajes de vida.

3. Distancia física pero no emocional: Estas fiestas navideñas serán diferentes por la distancia física, sin embargo, esto no significa también distancia emocional. Organicémonos con anticipación para realizar video llamadas grupales con aquellas personas importantes para nosotros.

4. Conversemos sobre la nueva normalidad: En el caso de tener niños o adolescentes en casa, es importante conversar con ellos para explicarles el contexto de estas fiestas de fin de año, que por temas de precaución deberán ser distintas. “Los niños resultan ser mucho más resilientes que los adultos, se adaptan, son flexibles, con ellos se pueden organizar actividades diferentes como dejar algo significativo en las puertas de seres queridos como abuelitos, tíos u otros familiares, hacer tarjetas de felicitación o manualidades para regalar, videollamadas, entre otras”, explica la especialista.

Este año muchas personas han experimentado pánico, ansiedad y depresión a raíz de la pandemia. Por lo tanto, se puede esperar que en fechas importantes como la Navidad, si la persona está vulnerable y susceptible, se presenten o agudicen estos episodios emocionales.

Top
A %d blogueros les gusta esto: