Estás aquí
Portada > Actualidad > Salud > Músculos: 4 datos que no sabías

Músculos: 4 datos que no sabías

Lima.- Tus músculos te sacan de la cama cada mañana y te ayudan a alcanzar tus metas del día a día. Pero por mucho que los utilices, hay detalles acerca de ellos que probablemente no conozcas.

La Dra. María Isabel Vera, Gerente Médico en Abbott, te comparte cuatro datos sorprendentes y realmente interesantes que debes conocer sobre tus músculos; además incluye una sencilla guía para aprovechar estos nuevos conocimientos y proteger tu masa muscular de la cabeza a los pies.

1.- Tus músculos pueden estar conectados a la salud de tu corazón. ¿Sabías que la salud y la fuerza de tus músculos te proporcionan una pista sobre otros riesgos para la salud? Un estudio publicado en The Lancet[i] encontró que la fuerza muscular, es decir la medida de la fuerza de agarre, puede determinar con mayor precisión el riesgo de sufrir una enfermedad cardiovascular fatal. Esto se debe a que los músculos hacen más que ayudar a moverte. Juntos, actúan como un órgano enorme, influyendo en la movilidad, la fuerza, el equilibrio e incluso el metabolismo. Para mejorar tu salud muscular, enfócate en realizar ejercicios de fuerza y en tener una nutrición que te ayude en la construcción de masa muscular.

2.- El ejercicio provoca daños a corto plazo en los músculos. Cuando desafías a tus músculos, se producen pequeños desgarros microscópicos en las fibras. Ese daño le indica a tu cuerpo que envíe aminoácidos (de las proteínas) hacia tus músculos para repararlos y eventualmente hacerlos más fuertes. Aunque de inicio parezca que le estás haciendo daño a tus músculos, al retarlos durante los entrenamientos se trata de un proceso saludable que te ayuda a desarrollar fuerza. Para maximizar la efectividad de tus entrenamientos, consume entre 25 y 30 gramos de proteínas después de ejercitarte, esto te ayudará a la recuperación y construcción de masa muscular.

3.- Al envejecer tu cuerpo necesita más proteína. Investigaciones han demostrado que, a partir de los 40 años, los adultos pueden perder hasta un ocho por ciento de la masa muscular por década.[ii][iii][iv][v] Y a los 70, ese porcentaje se incrementa al doble. Además, un estudio reciente del área de Investigación y Desarrollo de Abbott encontró que 1 de cada 3 adultos mayores de 50 años no cumplen con la ingesta de proteínas recomendada. Para una salud y nutrición muscular ideales, intenta combinar la proteína diaria con HMB, un compuesto natural derivado del aminoácido leucina que ayuda a preservar la masa muscular[vi] en adultos mayores sanos. Puedes obtenerlo en pequeñas cantidades de alimentos como paltas, toronjas y pescados, pero también lo encontrarás en alimentos o bebidas especializadas en nutrición muscular, junto con las proteínas.

4.- Masa muscular para fortalecer tu sistema inmune. Investigaciones han demostrado que el tejido muscular juega un papel clave en la activación de las células inmunes, y las personas con niveles más bajos de masa muscular y fuerza tienen una función inmunológica reducida[vii]. Para mejorar tu salud inmune, echa un vistazo a tu dieta general y centra tus comidas en proteínas magras, frutas, verduras, cereales integrales, nueces, frejoles, y productos lácteos bajos en grasa. Juntos, estos alimentos proporcionan micronutrientes como calcio, vitamina D, hierro y antioxidantes que pueden ayudar a mantener fuerte el sistema inmune y proteger la salud muscular.


[i] The Lancet. Valor pronóstico de la fuerza de agarre: hallazgos del estudio Prospectiva de Epidemiología Rural Urbana https://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736%2814%2962000-6/fulltext

[ii] Grimby G, et al. Clin Physiol. 1982;3:209-218
[iii] Flakoll P, et al. Nutrition.2004;20:445-451.
[iv] Baier S, et al. JPEN J Parenter Enteral Nutr.2009;33:71-82
[v] Janssen I, et al. J Appl Physiol.2000;89:81-88.
[vi] Efecto del β-hidroxi-β-metilbutirato de calcio (CaHMB) con y sin entrenamiento de resistencia en hombres y mujeres de 65 años o más: un ensayo piloto. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/23981904/
[vii] Nelke C, et al. EBioMedicine. 2019;49:381-388

Top
A %d blogueros les gusta esto: