Estás aquí
Portada > Especiales > Más dolor en invierno por el frío y humedad

Más dolor en invierno por el frío y humedad

Lima.-. La idea de que el frío puede causar enfermedades reumáticas es errada. El origen de este grupo de enfermedades es diverso y hasta cierto punto incierto. Sin embargo, lo que sí es verdad es que el frío, la humedad y los cambios de temperatura pueden influir en el aumento de la sensación de dolor en las personas que ya padecen algún tipo de afección ósea, muscular y articular, sobre todo en pacientes de la tercera edad y en niños.

José Proaño, reumatólogo del hospital Cayetano Heredia, explicó que cuando el clima es frío, el corazón disminuye el gasto cardiaco y eso desacelera la circulación, generando la tensión del músculo y aumentando la percepción de dolor. “Hay gente que dice que el frío le llega a los huesos, pero eso no es así, porque el dolor puede ser articular, en los tendones o músculos, los huesos difícilmente duelen”, aclaró.

El experto señaló que, según la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades reumáticas son actualmente el tercer problema de salud más importante en el orbe. Entre las enfermedades más comunes están la artritis reumatoidea, la artrosis y la osteoartritis, las cuales generalmente causan un dolor muy profundo.

La artritis reumatoide es una enfermedad crónica inflamatoria de origen autoinmune, que se caracteriza por la inflamación de pequeñas y medianas articulaciones. Proaño explicó que no tiene un origen definitivo, pero hay más predisposición en personas con antecedentes familiares. La incidencia de esta enfermedad es mayor en mujeres: aparece en tres de cada cinco mujeres, y solo en uno de cada cinco varones. En el Perú solo afecta al 0.5% de la población peruana.

En tanto, la artrosis es la más frecuente de todas las patologías reumáticas. Afecta las articulaciones, y puede aparecer en cualquiera de ellas, aunque es más común en manos, rodillas, cadera y columna. En el mundo, el 80% de la población mayor de 65 años tiene diagnóstico de artrosis. El grupo más propenso a desarrollar la enfermedad son los deportivas y las personas mayores, por el uso excesivo de la articulación o por envejecimiento, pues la afección es resultado de un proceso degenerativo del cartílago auricular.

Top
A %d blogueros les gusta esto: