El ritmo agitado de vida que todos tenemos hoy por hoy nos obliga a esforzarnos para poder cumplir con todo lo que debemos hacer. Muchos sentimos que para ello necesitamos una cuota extra de energía cada día.

Obtenemos la energía de los alimentos, pero no de cualquiera. Existen algunos alimentos de baja calidad nutricional que son altos en calorías, azúcar refinado, grasas y sodio y pobres en nutrientes esenciales, cuyo consumo debe evitarse señaló Talía Pinto León, miembro del Consejo Consultor de Nutrición de Herbalife.

Por ello, la profesional de la nutrición nos brinda algunos consejos que nos pueden ser de utilidad:

  • Tener una dieta balanceada con variedad de alimentos de colores diferentes nos proveerá toda la energía que necesitamos, además de antioxidantes que protegerán las células del daño ocasionado por los radicales libres. Cuando no tenemos tiempo o nos es difícil tener una dieta balanceada, se puede contemplar el consumo de algún suplemento multivitamínico que nos proporcione todas las vitaminas y minerales que nuestro cuerpo necesita.
  • Otro factor que contribuye mucho con nuestro nivel de energía es realizar ejercicio físico, pues realizarlo frecuentemente permite que todas las células de nuestro cuerpo se oxigenen de mejor manera, que nuestro cerebro esté alerta y tenga respuestas mucho más acertadas; nos ayuda además a segregar dopamina que es la hormona que nos produce una sensación de euforia, logro y satisfacción, así como serotonina y endorfina, que son hormonas asociadas con el bienestar mental.
  • Finalmente, tener al menos ocho horas de sueño reparador es vital para recuperar energía. El sueño permite que el cuerpo libere hormonas que contribuyen en la reparación de células. Además, ayuda a regular la función cardiovascular, pues mientras dormimos nuestra presión arterial y frecuencia cardíaca bajan, lo que hace que nuestro corazón descanse. Por último, dormir es esencial para regular las hormonas que afectan el apetito, con lo cual, a un cuerpo que descansa lo suficiente le será más fácil controlar o mantener el peso corporal.

Aplicar estas acciones con regularidad nos permitirá tener suficiente energía para afrontar las tareas diarias.