Estás aquí
Portada > Empresarial > Las cinco tendencias que marcarán en 2022 al sector logístico

Las cinco tendencias que marcarán en 2022 al sector logístico

El 2022 llega con nuevos desafíos, oportunidades y escenarios para la industria de la logística. Beetrack, líder en trazabilidad y planificación logística en América Latina y creador del software de última milla más avanzado de la industria, da a conocer 5 tendencias que determinarán el futuro del sector logístico en América Latina para el próximo año.

Este 2021 fue un periodo de transformaciones debido al aumento del comercio electrónico, la crisis de contenedores, el fulfillment, el auge de las dark stores, y los cambios de hábitos de los usuarios impulsados por el confinamiento y el crecimiento en el uso de tecnologías por los negocios digitales.

Según Girgis Morote, Country Manager de Beetrack Perú “el 2022 estará marcado por una creciente necesidad de los consumidores por recibir un servicio al cliente impecable cuando se trata de sus compras a distancia. El concepto de comercio electrónico ya no es una novedad para los comerciantes y es por esta razón que los errores en el proceso de logística de envíos deben ser cada vez menos frecuentes”.

El sector de la logística actual está directamente relacionado con las nuevas tecnologías. Esto se debe tanto a la transformación digital que ha impactado a la sociedad, como a la necesidad de optimización de los procesos vinculados a la cadena de suministro. Nos encontramos ante una pieza indispensable del comercio actual que determina la velocidad y el éxito de sus operaciones.

A continuación se describen 5 tendencias para 2022:

Logística verde. Las emisiones mundiales de CO2 alcanzarán récords en 2023 por los esfuerzos insuficientes en el desarrollo de energías renovables en los planes de recuperación económica post pandemia, así lo advierte la Agencia Internacional de Energía (AIE), donde el transporte y almacenaje son parte de los grandes contaminantes. La logística ambiental o logística verde hace referencia al conjunto de políticas sostenibles y medidas para reducir el impacto que causan los procesos, estructuras y sistemas o equipos en el transporte, la distribución y el almacenamiento de mercancías.

El reto de la logística verde es encontrar el equilibrio económico y el ecológico, que busca: medir la huella de carbono de las operaciones logísticas; reducir la contaminación del aire, suelo, agua y auditiva; hacer un uso racional de los suministros reutilizando contenedores y reciclando embalajes; y lograr la sostenibilidad de la cadena de suministro, desde la concepción de los productos hasta su empaque y entrega, todo en pro de minimizar su impacto ambiental.

Bodegas más eficientes y adaptables: la implementación de sistemas automatizados y de robots, diseñados de forma específica para tareas más tediosas o que requieren mayor fuerza física, dan apoyo a los trabajadores humanos y facilitan muchas de las funciones propias de las bodegas o almacenes. Por ejemplo, trabajos relacionados con el abastecimiento y descargas de mercancías, así como aquellos relativos a la logística interna dentro del almacén, labores de inventariado, identificación de producto, packing, etc.

Tecnología para fidelizar al cliente: Gracias a la tecnología, las herramientas de Big Data también ofrecen datos que pueden utilizarse para implementar acciones concretas destinadas a mejorar los rendimientos y la eficiencia de todas las fases del proceso logístico, pero también cumplen un rol muy importante para la fidelización de los clientes, ya que se obtiene gran parte de información directamente de la experiencia del consumidor, lo que constituye un punto de referencia a la hora de implementar cambios e innovaciones de cara a garantizar la satisfacción del cliente.

Aplicadas al sector de la logística, las tecnologías complementarias de Inteligencia Artificial y Machine Learning permitirán que, poco a poco, la automatización de los almacenes y de los procesos de distribución de mercancías sean cada vez más autónomos, libres de errores humanos, mucho más eficientes, rentables y, en conjunto, proporcionar un servicio de alta calidad al consumidor a precios muy competitivos.

Blockchain: La tecnología Blockchain, que se basa en la creación de un registro único de la información, pero distribuido en varios nodos. Es un sistema que permite mejorar la seguridad digital en todos los ámbitos en los que se aplica, desde el sector logístico hasta las operaciones con criptomonedas como el Bitcoin. Las aplicaciones de la tecnología Blockchain son muy amplias y, aunque uno de los sectores donde tiene mayor repercusión sea el financiero, la realidad es que puede ser utilizado para mejorar las defensas de cualquier sistema que utilice medios digitales para llevar a cabo su actividad.

Sistemas y servicios On Demand: En el sector logístico, los modelos On Demand, que se pagan sólo cuando se usan, son cada vez más habituales, lo que ofrece un servicio flexible e individualizado que se adapta perfectamente a las fluctuaciones de la actividad económica de cada empresa. De esta forma, una compañía puede disponer de servicios logísticos siempre que los necesite. Contar con estos servicios implica no tener que destinar unos recursos mensuales fijos a tal tarea, sino que sólo se deba hacerlo cuando la demanda de los consumidores lo requiera.

La innovación tecnológica es indispensable a la hora de conseguir optimizar cualquier proceso y, en el caso de la logística, es fundamental para conseguir la mayor eficiencia posible en todas sus fases. Un buen ejemplo es LastMile de Beetrack, el software que permite monitorear en tiempo real las entregas, lo que ayuda a mejorar la transparencia y a reducir la incertidumbre del cliente respecto al momento de despacho del producto que ha adquirido por Internet.

Top
A %d blogueros les gusta esto: