Estás aquí
Portada > Actualidad > La relación entre médico y paciente oncológico puede ser determinante en el combate contra el Linfoma de Hodgkin.

La relación entre médico y paciente oncológico puede ser determinante en el combate contra el Linfoma de Hodgkin.

Lima.- La medicina siempre ha sido conocida como una de las ciencias más humanizadas. Por ello, pasa a ser cada vez más necesario reconocer esta dimensión en la atención de los pacientes, principalmente cuando se trata de enfermedades crónicas y que impactan la calidad de vida como es el cáncer. La relación médico-paciente es fundamental en todo el proceso de las enfermedades debido a que el rol del profesional médico va más allá del diagnóstico y tratamiento de los pacientes. La mirada hacia el lado emocional puede ser una gran aliada en el combate contra esta enfermedad.

En el caso del Linfoma de Hodgkin (LH), un cáncer hematológico raro que incide principalmente en la población entre 15 y 40 años, la figura del médico es muy importante. Los pacientes más jóvenes y en edad fértil, como muestra la incidencia en el caso de este linfoma, pueden tener aún más dificultad en recibir la noticia. Y si se toma en cuenta que cerca del 70% de la población todavía no sabe qué son los linfomas, es comprensible que inicialmente el diagnóstico sea aún más impactante.

Según los especialistas, algunos estudios muestran el impacto emocional en los pacientes al saber que tienen cáncer. Un estudio brasileño demostró que pacientes onco-hematológicos presentaron un gran impacto psicológico al ser diagnosticados, con desarrollo de ansiedad y depresión. Esto es una evidencia más de lo que se ve en los consultorios sobre la necesidad de una mayor concientización sobre el cáncer.

El linfoma de Hodgkin es un tipo de cáncer con una estimación de 328 nuevos casos anuales en el Perú y, por el número bajo de casos, el conocimiento es aún más limitado: pocas personas saben de sus altos índices de curación y mucho menos de los avances en el progreso la cartera de tratamientos, como, por ejemplo, la llegada de la terapia dirigida a órganos específicos en Perú. Hoy en día, la tasa de remisión llega hasta un 80%³ en las primeras líneas de tratamiento e incluso, el otro 20% todavía tiene opciones prometedoras, a través del brentuximab vedotina, principio activo de la terapia dirigida, entre otros tratamientos disponibles.

La humanización en la oncología es una realidad y se ha vuelto fundamental para los pacientes, ya que el tratamiento tiene una carga alta tanto física como psicológica. La responsabilidad del equipo médico sigue siendo el diálogo como una herramienta esencial para complementar su labor profesional.

Para alcanzar a personas con LH, los médicos deben hablar al respecto y compartir más información sobre las enfermedades. La proximidad y la confianza que se crean entre el médico y el paciente oncológico es tal vez la parte más bonita de esta área de la medicina.

Top
A %d blogueros les gusta esto: