Estás aquí
Portada > Actualidad > Salud > La OMS Reconoce Que Los Vapeadores Son Distintos A Los Cigarrillos Tradicionales

La OMS Reconoce Que Los Vapeadores Son Distintos A Los Cigarrillos Tradicionales

Lima. – A propósito del ‘Informe sobre la epidemia mundial de tabaquismo, 2021: Hacer frente a productos nuevos y emergentes’ presentado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) hace unas semanas en torno a los vapeadores, la Asociación de Vapeadores del Perú (ASOVAPE) comentó las conclusiones que se desprenden del documento.

Por un lado, Jorge Palma, presidente de ASOVAPE, resalta que la misma OMS indica que los vapeadores no son productos de tabaco. El informe apunta que los vapeadores, que se encuentran en la categoría de Sistemas Electrónicos de Suministro de Nicotina (ENDS, por sus siglas en inglés), “no contienen tabaco, y en su lugar vaporizan una solución con distintos compuestos, incluida la nicotina”, por lo que no se encuentran incluidos expresamente en la legislación de tabaco vigente.

Asimismo, Palma menciona que está de acuerdo con el ente internacional de salud sobre la necesidad de regular este producto como se hace en otros países, sobre todo para prevenir el uso en menores de edad. En esa línea, el titular de ASOVAPE manifestó que, según la OMS, 111 países ya regulan de alguna manera los vapeadores; en tanto, 84 países aún no cuentan con regulación al respecto, entre ellos Perú.

“Nosotros abogamos por una regulación basada en evidencia científica y que reconoce la diferencia de los vapeadores con los cigarrillos y establece la restricción del acceso a menores. Prohibir estos productos o tratarlos como tabaco es ignorar lo que la misma OMS está estableciendo en este informe, esperamos que al momento de legislar lo tengan en cuenta o no traten de prohibirlos o de aplicar las mismas restricciones que los cigarrillos como sucedió en el congreso pasado”, anota.

Palma señala que, en el Perú se ha intentado regular a los vapeadores dentro de la ley que aplica a los cigarrillos; sin embargo, esta tendencia es contraria a los que sucede en el mundo. Así, del cien por ciento de países que establecen una regulación menos del 30% establece una restricción para el uso de vapeadores en interiores, menos del 1% países han optado por imponer una advertencia gráfica, menos del 20% han restringido totalmente la publicidad y respecto a los impuestos, éstos tienen tasas bajas y distintas a los cigarrillos.

“Los vapeadores son una gran herramienta para la reducción de daños causada por el tabaquismo, por eso abogamos que tenga una regulación distinta. Esto no lo decimos sólo nosotros como consumidores, entidades de salud de Inglaterra, Canadá y Nueva Zelanda, donde se ha aprobado una normativa diferencia recientemente, lo reconocen y lo aplican en sus campañas contra el tabaquismo. Esperamos que nuestra comunidad médica, los legisladores y la sociedad comprenda esta diferencia y estigmaticen estos productos que nos han ayudado a dejar el tabaquismo”, puntualizó Palma. 

Al respecto también se ha pronunciado la oficina regional europea de la OMS señalando que: “Hay evidencia sustancial de que cambiar completamente el uso regular de cigarrillos de tabaco combustibles por sistemas electrónicos de suministro de nicotina y no nicotina resulta en una reducción de los efectos adversos de corto plazo para la salud de varios sistemas orgánicos”.

Más voces

La OMS no es la única entidad que se ha pronunciado al respecto. En Estados Unidos, la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos) se refirió a los ENDS como una “alternativa potencialmente menos dañina para los fumadores adultos individuales adictos que todavía desean tener acceso a niveles satisfactorios de nicotina sin muchos de los efectos nocivos que conlleva la combustión del tabaco”; así como la CDC (Centros para el Control de Enfermedades de Estados Unidos) precisó que estos dispositivos “tienen el potencial de beneficiar a los fumadores adultos que no están en estado de gestación, si se usan como un sustituto completo de los cigarrillos regulares y otros productos de tabaco fumados”.

Por su parte los quince presidentes de la Sociedad para la Investigación de la Nicotina y Tabaco (SRNT por sus siglas en ingles), que reúne a expertos de “control de tabaco” más influyentes de Estados Unidos han suscrito una carta señalan: “Aunque las pruebas sugieren que el vapeo está aumentando el abandono del tabaco, el impacto podría ser mucho mayor si la comunidad de la salud pública prestara una atención seria al potencial del vapeo para ayudar a los fumadores adultos, si los fumadores recibieran información precisa sobre los riesgos relativos del vapeo y del tabaquismo, y si las políticas se diseñaran teniendo en cuenta los efectos potenciales sobre los fumadores”.

En Inglaterra, el Public Health England (Salud Pública Inglaterra) ha señalado: “Nuestra nueva revisión refuerza el hallazgo de que vapear representa una fracción del riesgo de fumar, es al menos un 95% menos dañino, y un riesgo insignificante para los espectadores. Sin embargo, más de la mitad de los fumadores cree falsamente que vapear es tan dañino como fumar o simplemente no lo sabe”.

Top
A %d blogueros les gusta esto: