Estás aquí
Portada > Tecnología > La importancia de las patentes en pro de la innovación

La importancia de las patentes en pro de la innovación

Lima.- Innovación significa hacer algo nuevo que mejore un producto, proceso o servicio. Muchas innovaciones pueden protegerse mediante derechos de propiedad intelectual (DPI).

Las invenciones son la base de la innovación. Una invención es una nueva solución a un problema técnico y puede protegerse mediante patentes. Las patentes protegen los intereses de los inventores cuyas tecnologías son verdaderamente innovadoras y comercialmente exitosas, al garantizar que un inventor pueda controlar el uso comercial de su invención.

Una persona o empresa que posee una patente tiene derecho a evitar que otros fabriquen, vendan o importen esa tecnología. Esto crea oportunidades para que los inventores vendan, comercialicen o concedan licencias de sus tecnologías patentadas a otras personas que quieran utilizarlas.

Los criterios que deben cumplirse para obtener una patente se establecen en las leyes nacionales de propiedad intelectual y pueden diferir de un país a otro. Pero en general, para obtener una patente un inventor necesita demostrar que su tecnología es nueva (novedosa), útil y no obvia para alguien que trabaja en el campo relacionado. Para hacer esto, deben describir cómo funciona su tecnología y qué puede hacer.

Una patente puede durar hasta 20 años, pero el titular de la patente generalmente tiene que pagar ciertas tarifas periódicamente durante ese período de 20 años para que la patente siga siendo válida.

En la práctica, esto significa que, si una tecnología tiene un valor comercial limitado, el titular de la patente puede decidir abandonar la patente, momento en el cual la tecnología pasa al dominio público y se puede utilizar libremente.

Además de reconocer y recompensar a los inventores por sus tecnologías de éxito comercial, las patentes también informan al mundo sobre los inventos.

Para obtener la protección de una patente a su invención, el inventor debe proporcionar una explicación detallada de cómo funciona. De hecho, cada vez que se concede una patente, se amplía la cantidad de información tecnológica que está disponible gratuitamente para el público en general.

Protección Internacional de las Invenciones
Una patente es un derecho privado otorgado por una autoridad gubernamental. Solo tiene efecto legal en el país (o región) en el cual se otorga. Por lo tanto, los inventores o las empresas que quieran proteger su tecnología en los mercados extranjeros deben buscar la protección de patentes para sus nuevas tecnologías en esos países.

El Tratado de Cooperación en materia de patentes de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (WIPO, por sus siglas en inglés), está diseñado para que el proceso de obtención de protección mediante patente en hasta 152 países diferentes sea más fácil y menos costoso.

Las patentes como parte del ecosistema de la innovación
Las patentes son solamente una pequeña parte del ecosistema de la innovación, pero son fundamentales y juegan un papel cada vez más importante en la innovación y el rendimiento económico.

Entre 2002 y 2020, el número de solicitudes de patente presentadas en Europa, Japón, China y Estados Unidos aumentó en más de 60 por ciento. El uso cada vez mayor de patentes para proteger invenciones por parte de empresas y organizaciones públicas de investigación está estrechamente relacionado con las evoluciones recientes en los procesos de innovación, la economía y los regímenes de patentes.

Las patentes y las TIC
Los avances científicos y tecnológicos han creado nuevas olas de innovación, en particular en las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC) y la biotecnología. Los procesos de innovación en sí mismos se han centrado menos en empresas individuales y más dependientes de las interacciones entre redes globales de actores en los sectores público y privado.

Los cambios en el marco legal y regulatorio de los regímenes de patentes han dado como resultado dominios más expansivos de materia patentable (los regímenes de patentes en muchos países ahora incluyen biotecnología y software) y patentes más sólidas y valiosas.

Entre los principales campos técnicos, las comunicaciones digitales y la tecnología informática experimentaron el mayor crecimiento, destacando su papel clave en el impulso de la transformación digital que está impregnando todos los sectores e industrias.

Las solicitudes de patentes en comunicación digital crecieron 19.6 por ciento en 2019, superando la tecnología médica (+ 0.9%), que había sido la tecnología más patentada desde 2006.

Este campo, que se encuentra donde se interceptan las telecomunicaciones y las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), son cruciales para implementar redes inalámbricas 5G.

Liderazgo tradicional y el nuevo liderazgo en patentes de innovación tecnológica
La investigación y desarrollo (I+D) ha sido liderada tradicionalmente por Estados Unidos, luego Europa, Japón y Corea del Sur, pero recientemente la mayoría de las aplicaciones de patentes vienen de empresas chinas.

Con un aumento de 64.6 por ciento, las empresas chinas contribuyeron más al crecimiento de las solicitudes de patentes de comunicaciones digitales, siguiéndole las empresas estadounidenses (14.6%) y las surcoreanas (36.1%), aunque de una base más pequeña.

Esto está causando un cambio en los equilibrios de poder y de crecimiento económico en el mundo.

En comparación, las solicitudes presentadas desde Europa crecieron moderadamente (3.1%). En términos de participación, China, Estados Unidos y Europa son ahora los líderes conjuntos, cada uno de los cuales representa aproximadamente una cuarta parte de todas las solicitudes de patentes presentadas. Los tres principales solicitantes en 2019 fueron Huawei, Ericsson y Qualcomm.

El segundo campo de más rápido crecimiento de patentes en 2019 fue la tecnología informática (10.2%).

Aquí, el factor impulsor del crecimiento fue el aumento de las solicitudes de patentes relacionadas con Inteligencia Artificial, especialmente en las áreas de Aprendizaje Automático y reconocimiento de patrones, procesamiento y generación de datos de imágenes y recuperación de datos.

Las empresas estadounidenses (13.6% con respecto a 2018) representaron casi 40 por ciento de todas las solicitudes de patentes en tecnología informática, seguidas por los Estados miembros de la Organización Europea de Patentes (OEP) (9.3%) con casi 30 por ciento del total. Las solicitudes de China (18.7%) representaron un poco más de 10 por ciento. Los principales solicitantes en 2019 fueron Alphabet (Google), Microsoft, Samsung, Huawei, Intel y Siemens.

La presentación de patentes en China se sextuplicó (29.2% con respecto a 2018) en la última década; las solicitudes de patentes de China ante la OEP crecieron a 12 mil 247 solicitudes en 2019 frente a 2 mil 061 en 2010, mientras que Estados Unidos creció 5.5 por ciento y Corea del Sur 14.1 por ciento.

Otros países con aumentos notables en patentes internacionales incluyen Canadá (14.5%), Israel (6.8%) y, desde niveles más bajos, Arabia Saudita (38.3%) y Brasil (18.8%).

El valor de las tecnologías de vanguardia
Según algunas estimaciones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (2), las tecnologías de vanguardia ya representan un mercado de 350 mil millones de dólares, y uno que para 2025 podría crecer a más de 3.2 billones.

Para poner esto en perspectiva, el mercado global actual de computadoras portátiles es de 102 mil millones de dólares y de teléfonos inteligentes es de 522 mil millones de dólares.

Algunas estimaciones para las tecnologías de vanguardia pueden estar exageradas y también puede haber una doble contabilización considerable. Tal es el caso de Internet de las Cosas (IoT), que también se basa en Inteligencia Artificial y Big Data, pero los analistas de mercado claramente tienen altas expectativas.

Entre las tecnologías de vanguardia, la más grande por ingresos de mercado es IoT. En 2018, las ventas totalizaron 130 mil millones de dólares; en los próximos cinco años podrían crecer a 1.5 billones de dólares, que es aproximadamente la mitad de los ingresos actuales de las tecnologías de vanguardia.

Esto se debe a que IoT cubre una gama muy amplia de dispositivos: en 2017 ya había más dispositivos en uso que personas en el mundo: 8 mil 400 millones.

Otra área de expansión futura es el Internet Industrial de las Cosas (IIoT), que utiliza múltiples dispositivos interconectados para diversas formas de fabricación, para las fábricas de Airbus y Boeing del futuro, por ejemplo, o el almacenamiento de Amazon o para la agricultura de tractores autónomos para la Industria de la Agricultura 4.0

El mercado de la robótica también se expandirá rápidamente, de 32 mil millones en 2018 a 499 mil millones de dólares en 2025.

¿Y dónde quedó América Latina?
El registro de patentes con potencial comercial es una buena herramienta para impulsar la innovación tecnológica y el crecimiento económico.

Si algo ha caracterizado a los principales países industrializados desde inicios del siglo XX, es su liderazgo en materia de innovación tecnológica, un elemento que les reportó altas tasas de crecimiento económico y mejoras en la calidad de vida de sus ciudadanos.

Ya hablamos de los países con más patentes registradas vía el Tratado de Cooperación de Patentes, quedando el ranking así:
Estados Unidos: 56,440 solicitudes.

Japón: 45,220 solicitudes.

China: 43,128 solicitudes.

Alemania: 18,302 solicitudes.

Corea del Sur: 15,554 solicitudes.

Estos datos presentan un marcado contraste con los registrados en América Latina, donde Brasil, el primer país del ranking regional, apenas cuenta con 568 solicitudes de patentes vía PCT. Le siguen México (289), Chile (197), Barbados (114) y Colombia (100).

Con el objetivo de revertir esta situación y cerrar la brecha que separa los países latinoamericanos de las economías más avanzadas, el CAF Banco de Desarrollo de América Latina, creó la Iniciativa Regional de Patentes Tecnológicas para el Desarrollo; está logrando incrementar la innovación tecnológica patentable y contribuyendo al incremento de las exportaciones de alta tecnología desde la región.

Hay mucho trabajo por hacer. América Latina y sus gobiernos deben redoblar esfuerzos para integrarse a la era de la Cuarta Revolución Industrial para generar tecnologías patentables de vanguardia que contribuirán a incrementar las regalías provenientes del licenciamiento de las patentes y, a mediano plazo, las exportaciones de alta tecnología y desarrollo sostenible.

Top
A %d blogueros les gusta esto: