La importancia de docentes capacitados en la lucha contra el bajo nivel educativo en Perú

Los recientes informes sobre la calidad de la educación en Perú han encendido alarmas a nivel nacional. Según el último estudio realizado por el Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes (PISA) de la OCDE, Perú continúa estando entre los países con los niveles más bajos en matemáticas, lectura y ciencias. Esta situación pone de manifiesto la urgente necesidad de invertir en la capacitación de docentes para cerrar la brecha educativa y mejorar los resultados académicos.

Lilia Calmet, Directora de Formación Inicial de Innova Teaching School (ITS), subraya la relevancia de este enfoque: «La calidad de un sistema educativo no puede exceder la calidad de sus docentes. Invertir en la capacitación de nuestros maestros es fundamental para asegurar que todos los niños en Perú tengan acceso a una educación que realmente les prepare para los desafíos del futuro».

El impacto de docentes bien preparados es significativo. De acuerdo con el Banco Mundial, los estudiantes que tienen maestros de alto desempeño pueden esperar aprender tres veces más contenido en un año escolar que aquellos con profesores de bajo rendimiento. Además, un informe de UNESCO muestra que en América Latina, los países que han invertido en programas de desarrollo profesional docente han visto mejoras notables en los resultados de pruebas estandarizadas.

Sin embargo, en Perú, el 60% de los docentes en áreas rurales carecen de la formación necesaria para enseñar de acuerdo con los estándares nacionales, según datos del Ministerio de Educación. Este déficit es aún más pronunciado en áreas como matemáticas y ciencias, donde los estudiantes muestran los mayores niveles de dificultad.

Para combatir esta situación, ITS ha lanzado una serie de programas dirigidos a mejorar la competencia pedagógica y el conocimiento disciplinario de los docentes. Estos programas están diseñados para proporcionar a los maestros las herramientas necesarias para implementar metodologías de enseñanza efectivas y adaptativas que respondan a las necesidades de todos los estudiantes.

Lilia Calmet reitera la importancia de estos esfuerzos: «Solo a través de un compromiso sostenido con la educación de calidad y la profesionalización docente podemos esperar cerrar la brecha educativa en nuestro país. Es esencial que todos los actores del sistema educativo trabajen conjuntamente para fomentar un entorno de aprendizaje que sea inclusivo y efectivo».