Estás aquí
Portada > Actualidad > Kantaya continúa con la educación de niños de Ventanilla en plena pandemia

Kantaya continúa con la educación de niños de Ventanilla en plena pandemia

Lima, Perú.-. En el Peru, al igual que en todo el mundo, debido a la coyuntura a consecuencia del COVID-19, se han tenido que cerrar los colegios, por lo que en los últimos meses los estudiantes de diferentes niveles educativos vienen recibiendo educación de forma remota, la misma que puso en evidencia la brecha digital entre las zonas urbanas y rurales. Esta coyuntura no ha impedido que la asociación Kantaya se reinvente y siga contribuyendo en la mejora de la educación de los niños de Ventanilla.

Creemos que todo niño tiene derecho a recibir una educación de calidad que les permita una formación integral y feliz, y esta coyuntura no nos podía detener, por el contrario, es cuando más teníamos que tomar acción. Por eso evaluamos la opción de continuar de manera virtual, pero lo que encontramos fue que solo el 9% de los niños Kantaya tenían acceso a un dispositivo con internet, lo que nos llevó a decidir que la mejor alternativa para impartir educación a distancia sería a través del uso de WhatsApp”, refiere Fabiola Portocarrero, cofundadora y directora de la asociación.

Impulsando la educación con el Plan Virtual Kantaya

Es así como nace el Plan Virtual Kantaya, un programa que involucra y conecta a los niños, padres de familia y profesores, que hasta la fecha ha logrado llegar a los hogares de cerca de 300 niños de sus tres centros, llamados Casita Feliz, ubicados en los asentamientos humanos Pachacútec, Santa Rosa e Hijos de mi Perú.

Las profesoras y los padres de familia se organizaron y crearon los grupos de WhatsApp por grado y centros. A través de este aplicativo los niños reciben videos de las docentes quiénes las guían sobre cómo desarrollar sus actividades. Además, Kantaya se asegura que cada niño y niña reciba un fólder mensual con las fichas educativas a desarrollar día a día.

Al respecto, Fabiola Portocarrero comenta, “Una de las grandes ventajas de nuestro plan virtual es que hay una relación cercana entre las profesoras y los niños, puesto que ya se conocían desde los centros; por ello, un indicador principal para nosotros es la interacción que hemos logrado, es decir, los niños con la ayuda de sus padres cumplen y comparten sus tareas y actividades en sus grupos de chat”.

Para seguir impactando en la educación de estos niños y beneficiar a muchos más, la asociación cuenta con el programa “Padrinazgo” que consiste en aportar desde un S/ 1 sol diario durante un año, lo que tendrá un impacto directo en 365 días de educación de un niño. También, con la opción “Amigo Kantaya”, brinda la posibilidad de un mes de educación a un niño, ello gracias a la donación de S/ 30 soles. Vale resaltar que lo recaudado en ambos programas cubre directamente el pago de profesores, útiles y materiales escolares.

Muchas personas se han ido sumado a esta iniciativa, pero para lograr que estos niños continúen con su formación e impactar a muchos más se necesita que tanto las personas como las empresas se sumen a estos programas o a otros que se encuentran en la web de la asociación.

Algunas empresas ya se han acercado a Kantaya, como es el caso de Vita Handmade, un emprendimiento peruano de atrapasueños hecho a mano y personalizados, que destinará el 50% de sus ventas hasta el 30 de julio, los mismos que se pueden adquirir a través de las redes sociales, en Facebook como Vita Handmade y en Instagram vía @vitahandmadeperu.  

Al respecto, Yessica Flores, fundadora y directora de la asociación comenta que, a lo largo de estos años, gracias a las empresas, universidades, colegios y voluntarios extranjeros se ha logrado beneficiar a más de mil niños. “En Ventanilla, una de las zonas de mayor pobreza en Lima y Callao solo el 2% de los jóvenes tienen oportunidad a una carrera profesional, ello frente al 67% de los jóvenes de Kantaya que lograron tener acceso a estudios superiores”, agregó la ejecutiva. Asimismo, indicó que el 74% entiende lo que lee en comparación con el 38% en Perú; y del mismo modo, los niños Kantaya están más de un año adelantados en el manejo de sus emociones respecto a otros niños de Ventanilla.

Kantaya cree en el poder de la educación y su objetivo es que los niños que se encuentren en situación vulnerable desarrollen al máximo sus capacidades y logren vencer las barreras socio económicas que les ha tocado vivir, sobre todo ahora en tiempos de cambios e incertidumbre.

Top
A %d blogueros les gusta esto: