Estás aquí
Portada > Actualidad > El Perú retrocedería 6 años de avance de lucha contra el hambre por impacto del COVID-19

El Perú retrocedería 6 años de avance de lucha contra el hambre por impacto del COVID-19

Lima, Perú.-. El informe sobre el Índice Global del Hambre en el Perú (IGH) presentado esta mañana por las organizaciones miembros de la red Alliance2015: Fundación Ayuda en Acción, Cesvi, HELVETAS, Hivos y Welthungerhilfe, revela que la crisis sanitaria debido a la COVID-19 ha puesto en evidencia diversas falencias estructurales del país, en diferentes dimensiones y esferas, en las que el hambre no se presenta como un tema menor.

Este año el Perú iba a registrar un IGH de 7.3, mostrando una evolución positiva en la cual ocho regiones que se encontraban en un estado de hambre serio, pasaron en el año 2019 a un estado de hambre moderado. Sin embargo, tras la presencia de la COVID-19, el país experimentaría un retroceso, que se vislumbra a través de tres escenarios: un impacto leve, en el cual el IGH se incrementaría a 15.9; en un escenario moderado, el índice se elevaría a 16.7; y si el impacto es severo, se podría alcanzar el nivel más alto registrado en los últimos años, es decir, 17 de IGH, lo que significaría regresar al índice registrado en el 2014.

“En efecto, la actual pandemia podría hacer retroceder la situación del hambre en el Perú entre 2 a 6 años. Agravaría la situación del hambre nacional afectando a un gran número de departamentos localizados principalmente en territorios de la selva y sierra de nuestro país, lo que podría borrar más de una década de avances”, refirió William Campbell, vocero de la red Alliance2015 y director de Fundación Ayuda en Acción Perú, durante su presentación.

CIFRAS ALENTADORAS ANTES DE LA COVID-19
En el 2018 el Perú se ubicó en el puesto 35 con 8.8 de Índice Global del Hambre (IGH) a nivel mundial. El año pasado el país redujo su índice a 7.3 logrando subir a la posición 34, es decir, un peldaño en la clasificación a nivel mundial.

El informe revela que Cajamarca, Ayacucho, Loreto, Puno, Cusco, Huánuco, Apurímac y Pasco redujeron sus índices por debajo de los 20 puntos del IGH, pasando de un estado de hambre ‘serio’ a un estado ‘moderado’ respecto al año anterior. Mientras tanto, el departamento de Huancavelica es el único que continúa en un estado ‘serio’ de hambre al revelar un índice de 20.9 en el IGH.

Por su parte, Ica, Lambayeque, Tacna y Moquegua se mantienen con menor incidencia de hambre en el país con índices que varían entre 6.8 y 9.1 en el IGH, lo cual obedecería a un progresivo desarrollo económico con actividades vinculadas a la agro-exportación.

A pesar de que muchas zonas estaban convergiendo a situaciones alimentarias más favorables, situación que se estaría revertiendo por el impacto de la COVID-19, la red Alliance2015 invoca a visibilizar la importancia de transformar los sistemas alimentarios en el Perú, para garantizar el derecho a una alimentación adecuada y nutritiva para todos. Por esta razón se propone abordar problemas relacionados a la salud y la seguridad alimentaria y nutricional, con un enfoque holístico, considerando la salud humana, animal y ambiental, así como las relaciones comerciales equitativas.

“La clave está en crear un entorno alimentario sano y equitativo con ingresos justos y adecuados para los pequeños agricultores, pescadores y productores asegurando que los derechos humanos y la protección del medio ambiente se respeten a lo largo de toda la cadena de valor”, dijo Susanna Daag, vocera de la red Alliance2015 y representante de Welthungerhilfe en Perú, durante su presentación.

“Para la reducción del hambre en el Perú debe continuarse con las políticas públicas y esfuerzos privados que favorezcan el crecimiento y desarrollo socioeconómico territorialmente descentralizado y orientado a reducir las marcadas desigualdades estructurales y coyunturales en el país”, afirmó Binolia Porcel, vocera de la red Alliance2015 y representante de HELVETAS Perú, en su participación.

La presentación de este informe contó también con las participaciones del economista Hugo Ñopo, investigador del Grupo de Análisis para el Desarrollo (GRADE); Dr. Javier Loza, viceministro de Políticas y Evaluación del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (MIDIS) y Stef de Haan, investigador senior del Programa de Sistemas Alimentarios del Centro Internacional de la Papa (CIP).

El Índice Global del Hambre es una herramienta multidimensional diseñada para la medición integral del hambre. En el Perú, este informe ha sido elaborado con base a dos instrumentos de medición nacional: la Encuesta demográfica y de salud familiar (Endes) y la Encuesta nacional de hogares (Enaho). A partir de esos resultados se han analizado tres componentes: la inadecuada oferta alimentaria, la desnutrición infantil y la mortalidad infantil.

Top
A %d blogueros les gusta esto: