Estás aquí
Portada > Artículos > Liderazgo Horizontal: El diseño y el liderazgo confluyen

Liderazgo Horizontal: El diseño y el liderazgo confluyen

Este nuevo concepto, liderazgo horizontal, implica una tendencia hacia una estructura organizacional horizontal dentro de las empresas, que de esta manera contarán con menos estructuras jerárquicas pero una mayor con toma de decisiones compartidas entre gerencias; es decir, un funcionamiento más ágil y verdaderamente en equipo.

De esa manera, se genera mayor confianza y seguridad en todo el personal de la empresa, además de facilitar espacios de comunicación entre los colaboradores, y entre ellos y sus superiores.

Esto implica, sobre todo, una política de puertas abiertas en la organización. Pero no simplemente declarativa, sino real: las puertas de las oficinas deben permanecer abiertas todo el tiempo, o suprimirse de ser necesario. Comenzando por las oficinas de los líderes.

Y esa política implica, además, un tema vital en las empresas de hoy día: la transparencia. Las áreas de la empresa ya no manejan información “secreta” ni “clasificada”, que no pueden o no deseen compartir con las demás oficinas. La información de la empresa es una sola y sirve a todos.

Por eso es que resalta la importancia del diseño de los interiores de las oficinas en la implementación de un modelo de liderazgo horizontal de una empresa, pues influye de manera directa y tangible en la relación entre el colaborador y los líderes.

En este punto se busca disminuir el número de oficinas cerradas y poco accesibles, para contar con una oficina con un open space más amplio y transparente.

Por dicha razón se sugiere, para promover el modelo de liderazgo horizontal, tener el espacio del líder (mobiliario, accesorios) cercano a los escritorios de su equipo, lo cual facilita no solo el intercambio de ideas sino también el contacto cotidiano con los miembros de su área.

Ello hace que ya no sean necesarias las oficinas con espacios grandes, que muchas veces distancian en exceso a sus ocupantes. Oficinas pequeñas, que facilitan el contacto entre los miembros del área, y que además permiten ver al líder desde cada uno de los espacios individuales, es una muy buena alternativa para estos efectos.

También es clave definir los tamaños de las oficinas de los líderes. Aquí se sugiere como máximo 15 m2, y dejando atrás aquellas de más de 25 m2 que no motivan al líder a desplazarse por los demás espacios pues ya tiene todas sus necesidades cubiertas en su propia oficina.

No obstante, todo lo anterior, para incorporar los cambios que propone el modelo de liderazgo horizontal es trascendental contar con un adecuado plan de Gestión del Cambio, para que puedan ir de la mano los cambios físicos y los cambios culturales de la compañía, y disminuir así la resistencia de los colaboradores a este modelo.

En dicho plan, uno de los aspectos fundamentales debe ser el cambio del mindset de los líderes, con el fin de que puedan dejar de ver estas reformas como pérdida de estatus.

Por: Gloria Magallanes, Project Manager del área Strategic Project Services de Colliers

Top
A %d blogueros les gusta esto: