Estás aquí
Portada > Tecnología > El 5G, una nueva generación de redes que también plantea riesgos de ciberseguridad

El 5G, una nueva generación de redes que también plantea riesgos de ciberseguridad

Lima, Perú.- El progresivo e irreversible despliegue de la tecnología 5G nos acercará a Internet de una forma nunca conocida hasta ahora. Pero, como toda nueva tecnología, debemos estar atentos a los nuevos riesgos que conllevará. La decidida apuesta de Perú por posicionarse como uno de los países líderes en el despliegue de redes de comunicación de quinta generación (5G) supondrá una revolución en nuestra manera de acercarnos a Internet a través de nuestros dispositivos conectados (smartphones, wearables, IOT, etc.), ofreciéndonos nuevas experiencias de interacción con Internet y sus servicios.

Esta hiper conectividad afectará a miles de millones de dispositivos y sistemas en el mundo, entre los que se encuentran sectores estratégicos como la energía, el transporte, la banca, la educación y la sanidad. “En definitiva, el 5G no implicará sólo una nueva generación de redes de comunicaciones, sino que se puede convertir en el catalizador definitivo de la transformación digital de la sociedad y la industria” asegura Barry Spielman, Director de Marketing de Producto de Allot.

Ventajas del 5G

Toda la industria de las telecomunicaciones del 5G trabaja ya para conjugar estos factores en mejores contenidos, aplicaciones, soluciones y experiencias centradas no sólo en el usuario, sino que también en las ciudades y la sociedad en general. Para hacernos una idea de la dimensión tecnológica de este cambio, el 5G conllevará, entre otras cosas:

· Un aumento de la velocidad de transmisión de hasta 100 veces mayor con respecto a su predecesor, el 4G.

· Una menor latencia, lo que implica un menor retraso en recibir respuestas desde otros sistemas, permitiendo aplicaciones más interactivas en tiempo real.

· Mucha mayor flexibilidad, lo que significa que podrá gestionar mejor los dispositivos conectados al mismo tiempo.

· Bajo consumo de esta tecnología, que permitirá su utilización en dispositivos pequeños y aislados.

· Nuevas opciones tecnológicas disponibles. A medida que aumenta la velocidad de la red, se están transfiriendo más y más tareas del mundo de las computadoras al mundo de los dispositivos inteligentes. Con el aumento de las velocidades de la red, esto podría abrir nuevas puertas para la tecnología de dispositivos inteligentes que pueden no haber estado disponibles.

Potenciales retos de ciberseguridad

Hasta que se expanda de manera definitiva esta tecnología, quedan algunos retos para ir resolviendo, entre los que la ciberseguridad se presenta como uno de los más interesantes. Se prevé que el despliegue de las redes 5G aumente la exposición a ciberataques, ya que con unas redes 5G cada vez más basadas en programas informáticos, aparecerán más fallos de seguridad en los sistemas que podrán ser explotados. Por ejemplo, los derivados de un desarrollo deficiente del software usado por los proveedores para gestionar las comunicaciones de sus usuarios.

Por otro lado, la gran dependencia respecto a un conjunto muy limitado de operadores aumenta la exposición a una posible interrupción del suministro. Está claro que las mejoras en la tecnología no sólo abrirán la puerta a fines legítimos, sino que también permitirá a los ciberdelincuentes construir ciberarmas más potentes con el objetivo de beneficiarse de la permeabilidad del nuevo 5G en nuestra sociedad. Por eso los grandes retos en ciberseguridad del 5G demandan revisar el marco actual de políticas aplicables al sector de las telecomunicaciones y a su ecosistema, lo que exige de todos los actores implicados, especialmente fabricantes y países, una respuesta a la altura de las circunstancias.

El rol del usuario

La posición del usuario final- aunque pudiera resultar irrelevante en el gran juego de cifras que se maneja, o en la toma de decisiones de grandes compañías o países- es en cambio vital en el despliegue práctico del 5G en la sociedad.

Un usuario ciber concientizado, que como consumidor se convierta en un cliente exigente con la seguridad de los productos que adquiera y servicios que consuma, es fundamental para elevar la seguridad del 5G al nivel que le corresponde.

Además, seguir buenas prácticas para asegurarse de disponer de la última actualización de los dispositivos, modificar siempre las contraseñas que vienen por defecto y conocer las últimas tendencias de los ciberdelincuentes en materia de ingeniería social para reconocerlas y evitarlas, nos ayudará como usuarios a minimizar los riesgos de ciberseguridad. Las empresas de telecomunicación trabajan actualizando continuamente sus servicios para dar una protección cada vez más segura a sus usuarios.

Las redes 5G constituirán la futura piedra angular de nuestra sociedad digital. Por lo tanto, es esencial garantizar su seguridad. Tanto las autoridades como las empresas están trabajando para impulsar la implementación del 5G, sin perder de vista los riesgos. Sin embargo, la primera defensa, como en muchos otros casos, será el usuario y su capacidad para percibir los riesgos y amenazas a las que se expone. Como siempre ¡estar informados es nuestra mejor defensa!

Top
A %d blogueros les gusta esto: