Estás aquí
Portada > Noticias > Día Internacional de la Luz: Cinco formas de aprovechar este recurso

Día Internacional de la Luz: Cinco formas de aprovechar este recurso

La luz es un fenómeno físico, natural e imprescindible que garantiza la vida en el planeta. Actúa como fuente energética de los seres vivos, participa en la regulación de las actividades humanas y su estudio ha ayudado a conseguir descubrimientos y desarrollos, entre los que se encuentran la electricidad, el internet y la energía solar, asimismo, sus características se han aplicado en medicina, astronomía, comunicaciones e industria en general.

Debido a la importancia que tiene este recurso para la humanidad, la UNESCO (Organización cultural, científica y educativa de las Naciones Unidas), estableció al 16 de mayo como el Día Internacional de la Luz. De acuerdo con Fernando Gainza, gerente comercial de CELSA, esta fecha es una oportunidad para reflexionar acerca del papel que cumple la luz en nuestro día a día, conocer los descubrimientos derivados de sus propiedades, pero, sobre todo, es el momento de aprender cómo aprovecharla y cuidarla.

En tal sentido, el especialista de CELSA, nos presenta cinco formas de utilizar racionalmente este recurso.

1.    Como energía renovable. La búsqueda de nuevos métodos de energía ha encontrado en el sol a un aliado natural e inagotable. El desarrollo de los paneles solares fotovoltaicos, las centrales térmicas solares y los dispositivos de almacenamiento permiten obtener electricidad de manera limpia y ecológica, reduciendo el uso de combustibles fósiles y las emisiones contaminantes.

2.    Como electricidad. La luz artificial facilita la realización de múltiples actividades. Sin embargo, la generación de electricidad todavía produce contaminación, por lo que se debe utilizar de forma responsable. El apagar las luces al salir, emplear focos LED, desenchufar aparatos y revisar regularmente las conexiones eléctricas, a fin de evitar fugas de corriente, son acciones a tomar con la finalidad de cuidar el medio ambiente, la salud y la economía familiar.

3.    Como fuente de vida. A través de la fotosíntesis, las plantas convierten la luz solar en energía y posteriormente en alimentos. Un modo práctico de beneficiarse de este proceso es implementar biohuertos en casa. Según el tamaño que se asigne para tal fin, se pueden sembrar hierbas, verduras, hortalizas e incluso frutas. Con ello se tendrá un hogar autosustentable.

4.    Como aporte de vitamina. La luz del sol participa en la síntesis de vitamina D que es fundamental para la absorción de calcio en el cuerpo, lo que redunda en el cuidado de los huesos, la mejora del metabolismo, el fortalecimiento del sistema inmunológico y la regulación de la melatonina, hormona del sueño.

5.    Como terapia. La presencia de luz natural aumenta la producción de serotonina, una hormona responsable de la sensación de bienestar. Es necesario que el lugar donde se va a pasar la mayor cantidad de tiempo se encuentre iluminada con la luz solar. De no ser posible, se deben hacer pausas para acercarse a una ventana y entrar en contacto con ella. Además, la luz en el ambiente guarda relación con los ciclos circadianos que son ritmos que afectan el sueño, la temperatura, el apetito, la liberación de hormonas y otros procesos corporales durante las 24 horas del día.

“La luz es un recurso que se encuentra al alcance de todos, depende del manejo que se haga de ella, el poder aprovechar sus beneficios de forma responsable”, finaliza Gainza.

Top
A %d blogueros les gusta esto: