Lima.- Las prácticas de conservación del suelo son esenciales para prevenir la erosión y asegurar la estabilidad de los ecosistemas. Con el objetivo de contribuir significativamente con la sostenibilidad ambiental de nuestro país, al cierre del 2023, Ambipar Environment ha valorizado un total de 903,756 kilos de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE).

En ese sentido y, a propósito del Día de la Conservación del Suelo, ellos profundizan en las prácticas ambientales clave que permiten la eficiente gestión de residuos y, por consecuencia, la preservación del suelo.

Resultados destacados en la valorización de los RAEE

De enero a diciembre del 2023, se logró valorizar más de 900 toneladas de residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, lo cual significó un aumento notable frente al 2022. De igual manera, se han valorizaron cerca de 50 mil toneladas de otros residuos en el primer trimestre del 2024. Este incremento significativo evita que los residuos lleguen a rellenos sanitarios, prolongando la vida útil de estas infraestructuras. Asimismo, impide su disposición en vertederos informales, protegiendo así la calidad del suelo.

Innovaciones en la valorización de residuos orgánicos

Ambipar Environment desarrolla soluciones innovadoras para la valorización de residuos orgánicos mediante la producción de compost. Por medio de estos esfuerzos, la compañía busca incrementar la valorización de este tipo de residuos en un 50% durante el 2024. La nueva implementación de tecnología, como los sistemas autónomos de aireación para la valorización de estos residuos, forma parte de la estrategia para alcanzar dicho resultado

El compost generado es reutilizado en actividades de enverdecimiento, forestación y remediación de suelos en las unidades mineras, eliminando la necesidad de compost comercial que puede contener aditivos químicos perjudiciales para el suelo.

Capacidades de producción de residuos

La operación de Ambipar Environment en ciertas zonas de actividad minera en el Perú genera entre 30 y 100 toneladas de residuos orgánicos de forma mensual según el tamaño de ejecución de cada una. Asimismo, en la gestión de residuos valorizables se ha logrado gestionar un total de 90 mil toneladas, lo que representa un incremento del 80%. Sin embargo, la constante sofisticación en los procesos de tratamiento permite ofrecer soluciones adaptadas a las necesidades específicas de cada empresa. De esta forma, se logra optimizar adecuadamente el reaprovechamiento de residuos y minimizar el impacto ambiental negativo.

Beneficios económicos y ambientales

La valorización de residuos industriales ofrece significativos ahorros económicos para el empresariado. Al reducir los costos de transporte y disposición final en rellenos sanitarios, se generan ingresos a través de la comercialización de residuos valorizables, tales como: papel, plástico, cartón, y metales. De esta manera, las empresas pueden transformar un gasto en una fuente de inversión. Además, dichos esfuerzos contribuyen a reducir el impacto ambiental por medio de la disminución de la cantidad de residuos enviados a rellenos y la generación de gases nocivos como el metano y el CO2 en vertederos no autorizados.

Desafíos y proyecciones futuras

La falta de infraestructura adecuada para la valorización de residuos orgánicos es una de las barreras para la generación y almacenamiento de residuos en el Perú. Esto repercute en la informalidad de la gestión de residuos, provocando daños en la conservación del suelo. En esa línea, la apuesta por la educación ambiental y la correcta separación de residuos es fundamental para maximizar el potencial de valorización.

A largo plazo, la implementación de proyectos de reducción de residuos enviados a vertederos asegurará la conservación adecuada del suelo. De igual forma, la creación de un mercado dinámico para el reciclaje y la comercialización de residuos, permitirá generar empleo y cerrar el ciclo de vida de los materiales nocivos.