Estás aquí
Portada > Actualidad > Salud > ¿Cuáles son los síntomas comunes que puede esconder un linfoma?

¿Cuáles son los síntomas comunes que puede esconder un linfoma?

Lima.- De acuerdo al último reporte del Observatorio Global del Cáncer (Globocan) en el Perú, se han registrado 1.465 fallecimientos a causa del linfoma tipo no Hodgkin y 140 por linfoma tipo Hodgkin. La edad de presentación también se asocia al tipo de la enfermedad, mientras que el linfoma de Hodgkin afecta principalmente a gente más joven, entre los 20 y 40 años, el linfoma No Hodgkin suele desarrollarse en torno a los 60 años.

Existen alrededor de 50 tipos de linfomas y la clasificación más común es el de Hodgkin y el no-Hodgkin (que se divide a su vez en linfoma no-Hodgkin de células B o de células T). Estos tipos de linfomas son diferentes en cuanto a cómo se comportan, se propagan y responden al tratamiento.

El linfoma es el cáncer hematológico más frecuente y puede originarse en los ganglios, el bazo, la médula ósea y eventualmente cualquier órgano del cuerpo.

Alrededor de dos tercios de los casos son ganglionares, pero hasta un tercio pueden afectar sitios extraganglionares, como el estómago, la piel, los huesos, el hígado y el sistema nervioso, entre otros”, explica el Dr. Raimundo Gazitúa, Subdirector Médico de Hematología Oncológica del Instituto Oncológico FALP.

Precisamente en el marco del Día Mundial del Linfoma, que se conmemora cada 15 de septiembre, el especialista de FALP, da a conocer los principales síntomas:

● Pérdida de peso.

● Fiebre.

● Sudores nocturnos profundos.

● Hinchazón de los ganglios linfáticos en el cuello, las axilas o la ingle.

El doctor Gazitúa señala que es probable confundir el linfoma con cuadros infecciosos o infecciones por virus, bacterias, u otros gérmenes, porque aparecen ganglios en el cuello, en las axilas, en la ingle y otros sitios. Sin embargo, un ganglio de aspecto tumoral suele ser más grande, indoloro, duro y muchas veces no se mueve al tocarlo. Además, hay ciertas ubicaciones anatómicas que hacen sospechar que los ganglios son malignos, como arriba de la clavícula.

El tratamiento, puede ser variado: fármacos citotóxicos o quimioterapias que atacan directamente el ADN para evitar la reproducción de las células cancerosas; anticuerpos específicos; la combinación de ambos o quimio inmunoterapia; radioterapia en ciertos casos, y la posibilidad de realizar un trasplante de médula si lo anterior no consigue la curación de la enfermedad.

En esa línea, el procedimiento desde que un paciente en Perú opta por atenderse en Instituto Oncológico FALP en Chile tiene un camino accesible.

En primer lugar, se contacta a la representante en Perú, luego se llena un formulario y se acopian los documentos sustento de los diagnósticos y tratamientos realizados, para que luego se derive el caso a la Unidad Internacional en Chile.

Ahí, el médico de la Unidad Internacional evalúa y emite un informe (sin costo) en breve plazo, el cual señala los pasos a seguir.

Posterior a ello, la Unidad Internacional coordinará, en conjunto con el paciente, acerca de la viabilidad de la atención presencial en FALP Chile”, finaliza Alfonso Alcalde, Director Internacional del Instituto Oncológico FALP.

Para contactar a la representante de FALP en Perú, llamar a Cecilia Cerdeña al número 951 330 759 o escribir al mail maria.cerdena@falp.org

Top
A %d blogueros les gusta esto: