Estás aquí
Portada > Especiales > Cómo combatir el sedentarismo durante el teletrabajo y la educación a distancia

Cómo combatir el sedentarismo durante el teletrabajo y la educación a distancia

Pasar mucho tiempo sin realizar actividad física puede ser una costumbre muy perjudicial para nuestra salud, sobre todo, en estos tiempos de pandemia, en los que para protegernos del virus de la COVID-19 hemos reducido nuestras actividades fuera de casa, cayendo en el sedentarismo de manera involuntaria.

“Nadie siente culpa por terminar un día agotador de trabajo o estudios y echarse en la cama a ver su serie favorita; sin embargo, si esto es todo lo que hacemos en casa durante los siete días de la semana, se podría convertir en un problema con consecuencias negativas para nuestro organismo. La idea es encontrar el balance que nos permita relajarnos sin caer en el sedentarismo, especialmente, ahora que muchas de nuestras actividades diarias las hacemos desde casa”, indicó el Dr. Carlos Rimachi, docente de salud ocupacional del Instituto Daniel Alcides Carrión.

El especialista nos brinda recomendaciones puntuales para combatir el sedentarismo, tal vez involuntario, en el que por el contexto actual hemos adoptado: 

1.  Establecer una rutina laboral. Lo más importante para combatir los malos hábitos es establecer una rutina que nos permita culminar nuestras actividades laborales o estudiantiles y continuar el día con alguna otra actividad física o recreativa que nos permita obtener un balance, físico y emocional. “Es muy importante tener horarios y cumplirlos, solo de esta manera evitaremos saturarnos laboralmente y evitaremos posibles cuadros de estrés que hoy en día, por el contexto sanitario, han incrementado muchísimo”, indicó Rimachi.

2. Realizar actividad física por lo menos tres veces por semana. Muchas personas dejaron de asistir a sus gimnasios por la pandemia, lo cual podría desanimarlos a la hora de realizar ejercicios. Lo más importante es tomar la decisión de retomar las buenas costumbres, pero en un ambiente diferente. “Al igual que con el trabajo, podemos organizarnos diariamente y realizar ejercicios en casa o en un ambiente seguro. Será más complicado al inicio, porque no contaremos con un entrenador o máquinas profesionales, pero existen alternativas económicas y eficientes para ejercitarnos por nuestra cuenta, además de tutoriales gratuitos en Internet”, señala el especialista.

3. Cumplir con pausas activas. Las pausas activas durante nuestro día de trabajo o estudios resultan fundamentales. Es necesario realizar pausas de nuestras actividades durante el día para estirarnos, caminar un poco, comer un snack, entre otros. La idea es que despejemos el cuerpo y la mente de ese estado de concentración que amerita el trabajo o clases. 

4.  Adoptar una alimentación balanceada. Una alimentación saludable es la base de nuestra buena salud física y, por ende, emocional. Si acompañamos todo lo antes mencionado con alimentos de gran calidad nutricional, nos sentiremos y estaremos más sanos, protegidos y con energías.

El especialista mencionó, además, que la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentó, en noviembre del año pasado, el documento “Directrices de la OMS sobre actividad física y hábitos sedentarios”, en el que se recomienda al menos entre 150 a 300 minutos de actividad física aeróbica de intensidad moderada o vigorosa por semana para un adulto, así como 60 minutos diarios para niños y adolescentes.

Top
A %d blogueros les gusta esto: