Estás aquí
Portada > Actualidad > Salud > Cinco recomendaciones para llevar una maternidad libre de riesgos

Cinco recomendaciones para llevar una maternidad libre de riesgos

Lima.- La gestación representa una etapa muy especial y de importantes cambios para la madre; el cuerpo se convierte en el nido de protección para el desarrollo del bebé, desde la concepción, hasta el día de su nacimiento.

En este período, es fundamental el fortalecimiento del lazo afectivo en el binomio madre-hijo, lo que brindará bienestar, tranquilidad y gozo a la gestante, siendo de igual manera importante, contar con todos los cuidados especiales y hábitos saludables, que garanticen un final feliz, es decir, mamá y bebé sanitos.

“La actividad física es uno de los factores más importantes en esta etapa por los múltiples beneficios que brinda, por ejemplo, mejora la circulación sanguínea tanto a nivel pulmonar como celular, refuerza los músculos especialmente involucrados en la gestación y el proceso de parto, incrementa la flexibilidad de articulaciones, mejora el equilibrio, crea mayor seguridad, entre otras ventajas. Lo importante es que se realice de acuerdo a las condiciones clínicas de la madre, pues algunos ejercicios preparatorios podrían estar restringidos según el caso, por lo que deben ser indicados por un profesional Obstetra bien capacitado y actualizado”, señala la Dra. Sabrina Morales Alvarado, directora de la Escuela de Obstetricia de la Universidad Norbert Wiener.

Existen diversos factores que se deben tener en cuenta para tener una gestación saludable, por lo que, en el marco de la Semana de la maternidad saludable y segura, la especialista nos brinda cinco recomendaciones para llevar una maternidad libre de riesgos:

  • Recibe asesoría pre concepcional: Por lo menos tres meses antes de iniciar la gestación, a través de un profesional especialista, quien además de verificar tus condiciones de salud, podrá identificar oportunamente cualquier factor de riesgo, que pudiese poner en peligro la gestación. En esta consulta pre concepcional, te indicarán, además, consumir ácido fólico, por lo menos tres meses antes de la concepción.
  • Acude a todas tus citas médicas: Es la manera más responsable de llevar una gestación saludable y libre de riesgos. Debes asistir a todos los controles prenatales indicados por tu profesional especialista, esto ayudará a absolver dudas y, sobre todo, conocer de los cuidados esenciales que se necesitan en esta etapa.
  • Come saludable: La alimentación es clave para el bienestar de la madre y el bebé. La frutas y verduras serán los aliados para mantener un embarazo sano, así como también los carbohidratos, tales como pan, pasta, arroz, entre otros. Asimismo, es recomendable incluir determinados alimentos como pescado, huevos, nueces, carnes bajas en grasa, lácteos y otros alimentos que brinden muchas proteínas. La hidratación también es importante, por lo que, podrás aumentar con prudencia la ingesta de agua y, muy importante, eliminar la comida chatarra, y evitar los productos envasados, empaquetados o enlatados, por su alto contenido de preservantes, lo mismo que, los embutidos.
  • No automedicarse y evitar sustancias tóxicas: En una etapa de muchos cambios es importante recibir asesoramiento de profesionales, la automedicación no es recomendable debido a que, no solo puede afectar la salud de la madre, sino que puede representar un peligro para el bebé. Asimismo, el consumo de drogas, tabaco y alcohol es un arma mortal debido a las altas sustancias químicas que absorberá el bebé y que podrían llevar a malformaciones e incluso la muerte.
  • Inicia tu preparación prenatal: A partir del quinto mes de embarazo la madre debe iniciar las sesiones integrales de Psicoprofilaxis Obstétrica, en las que recibirás la información real y oportuna acerca de todos los cambios que ocurren en la gestación, el parto y postparto. Asimismo, esta preparación ha demostrado ser la principal aliada del control prenatal, contribuyendo a disminuir muchas complicaciones obstétricas pre y posnatales, preparando física y psicológicamente a la gestante para un parto sin temor, saludable y satisfactorio, con un bebé sanito, al punto de ser recomendada por la Organización mundial de la Salud.

Asimismo, la especialista de la Universidad Norbert Wiener indica que existen diversos signos de alarma que se deben considerar de riesgo durante el embarazo.

La pérdida de sangre por la vagina, es uno de los más frecuentes en una gestación de alto riesgo, por ello es importante acudir al establecimiento de salud más cercano para recibir atención con inmediatez. Por otro lado, la pérdida de líquido por vagina (líquido amniótico) es otro de los signos de peligro tanto para el bebé como para la madre, en la mayoría de los casos es muy fácil de identificar ya que es líquido como el agua, ligeramente turbio blanco y con olor muy parecido al de la lejía. Ante casos de esta magnitud, se debe llamar al médico ginecólogo-obstetra y acudir al establecimiento de salud más cercano.

Igualmente, la falta de movimientos del bebé por 12 horas también es un signo importante de alerta. Además, las señales de pre eclampsia, por ejemplo: retención de líquido (empieza en los pies y piernas), visión borrosa, dolor de cabeza, ver luces, y otros síntomas que se vean anormales son razones suficientes para acudir a los profesionales de la salud.

Top
A %d blogueros les gusta esto: