Estás aquí
Portada > Artículos > Aprender Jugando, La Clave Para Acercarse A Las Matemáticas

Aprender Jugando, La Clave Para Acercarse A Las Matemáticas

Por Martín Salas, Account Manager de Matific para América Latina.

En 1967, la ONU y la UNESCO declararon al 8 de septiembre como Día Internacional de la Alfabetización. En todo el mundo se celebra este día, con el objetivo de concientizar e instalar en la agenda pública, la importancia de la educación en todas las sociedades. En Perú, como en todos los países de la región, la clave para que niños y niñas se acerquen a las matemáticas, está en el juego.

«Los niños no juegan para aprender, pero aprenden porque juegan». Esa frase de Jean Piaget resume el valor que tienen el juego y hoy también la gamificación en los procesos de aprendizaje. Si nos enfocamos particularmente en las matemáticas, solemos encontrar algunos preconceptos que afirman que es difícil, que es aburrida, o que no es para cualquiera. Esto refuerza la ansiedad matemática, relacionada con la falta de confianza en la resolución de problemas. ¿Hay otras formas de aprender que favorezcan el razonamiento matemático? Claro que sí, pero antes tenemos que saber cuál es nuestro punto de partida.

Si tomamos como referencia las pruebas PISA 2018, en la que uno de los aspectos a relevar es medir la capacidad de los estudiantes de 15 años para formular, emplear e interpretar las matemáticas en una variedad de contextos, podemos observar que los desafíos son significativos. Para mejorar estos indicadores es fundamental fortalecer el desarrollo de habilidades y competencias matemáticas durante los primeros años y durante la educación primaria.

En Perú el puntaje promedio obtenido es de 399,8, unos puntos por encima de esta variable en LATAM (387,8). Sumado a esto, si se desagrega por niveles de aprendizaje, el 60,3% de los estudiantes no alcanza el nivel básico (menor e igual a 1) en matemática, y sólo el 16,6% logra ubicarse entre el nivel 3 o superior.

El foco en los aprendizajes

Pensamiento crítico, plantear y diseñar estrategias de resolución de problemas, analizar modelos matemáticos, razonar y representar situaciones, son algunas de las competencias que necesitamos fortalecer de cara a los desafíos del presente y del futuro. En América Latina los bajos resultados de aprendizaje en esta área demandan estrategias innovadoras no sólo para implementar en las aulas sino también desde las políticas públicas. Asimismo, el sector privado también tiene el desafío de articular, involucrarse y aportar a los procesos de mejora.

Uno de los principios pedagógicos que sustentan la propuesta de Matific es que las actividades incluidas en la plataforma buscan hacer visible el proceso que va desde lo concreto hacia lo abstracto. Esto es algo clave en las clases porque permite hacer foco en el aprendizaje conceptual. Los estudiantes necesitan poder hacer ese recorrido, comenzar trabajando los conceptos con diferentes materiales, pasando por lo pictórico, para luego introducir la abstracción aritmética, por ejemplo. Aquí la tecnología nos permite lograrlo, y siempre con el juego como eje.

A partir del juego, de introducir actividades con un componente lúdico alto, se cambia la relación de los alumnos con la matemática, y además se habilitan espacios donde el estudiante no siente temor a equivocarse ya que la misma plataforma lo incentiva a poder tomar ese error y usarlo para seguir avanzando y aprender.

La tecnología que ofrecemos se encuentra íntimamente ligada a la metodología y didáctica. Por un lado, porque permiten a los docentes hacer más productiva su clase a partir de las diferentes herramientas que se ofrecen y los informes de desempeño de los alumnos. Por otro, porque tiene en cuenta el ritmo de aprendizaje de los alumnos, y habilita a realizar una adaptación curricular y una personalización del recorrido que realizará cada estudiante. Así la plataforma responde a las necesidades de cada uno y logra una mejora sustancial en el proceso de enseñanza y aprendizaje.

El valor agregado de Matific también está relacionado con su aporte que hace para mejorar el diseño de políticas públicas. Por ejemplo, Matific y la Dirección Regional de Educación de El Callao (Perú) han formado una alianza para ofrecer a todas las escuelas de la región el acceso a nuestra plataforma, en el tercer trimestre de 2020 con el objetivo de brindar asistencia en la enseñanza a distancia y proveer desarrollo profesional para la instrucción de las matemáticas. Así impactamos en 62 escuelas, 607 docentes, y 7750 estudiantes.

En total los estudiantes realizaron más de 675.034 actividades que resultaron en una mejora general del 22%, pero que en el que caso de quienes presentaban mayores dificultades, alcanzó hasta un 48% de mejora.

Esta evidencia es fundamental para comprender cómo el juego y la gamificación, a partir de la incorporación de plataformas adaptativas permiten reforzar no sólo los aprendizajes individuales de los estudiantes, sino además imaginar un futuro más próspero y con más oportunidades para ellos en América Latina.

Top
A %d blogueros les gusta esto: