Estás aquí
Portada > Tecnología > Activismo híbrido: la evolución del activismo dentro del mundo digital

Activismo híbrido: la evolución del activismo dentro del mundo digital

Lima.- No es novedad, para todos, saber que el mundo digital ha modificado nuestras formas de comunicarnos y relacionarnos. Hoy en día, las movilizaciones, protestas o marchas se mezclan con otras que son originadas desde la web, dando así un activismo digital, donde permite a la persona poder participar de una causa y cambiar información estando a distancias lejanas.

La conversación digital no puede estar desconectada de las acciones tangibles, sino que ambas tienen que formar parte de una estrategia. Por ejemplo, los likes visibilizan y amplifican las causas, pero desaparecen rápido y solo formando parte de movimientos sólidos y “físicos” se pueden perseguir objetivos realmente transformadores como la lucha contra el racismo, el machismo, el cambio climático o los autoritarismos.

Asimismo, este cambio a lo digital se ha debido al cambio de patrones de consumo de las personas, en especial desde la pandemia. Ejemplo de ello es la disminución de consumo de noticias, al tiempo que se produce un aumento en el número de personas que tienen su principal vía de información en las redes sociales.

Bajo la premisa, en la que el activismo y la movilización tiene un fuerte componente digital, la consultora LLYC – a través de un estudio- señala algunas de las acciones activistas que han migrado al mundo digital:

  • Bloqueos para impedir el desarrollo de actividades o avance de proyectos.
  • Manifestar con el objetivo de demostrar fuerza y movilización.
  • Boicot a empresas que estén en contra de los intereses de los activistas.
  • Recogida de firmas para elevar iniciativas a los poderes públicos.
  • Actuaciones o “performances”, donde se busca tener notoriedad a través de una representación.

Sin embargo, el hecho de que estas acciones hayan migrado al mundo digital, no quiere decir que hayan dejado la presencialidad, sino que han logrado ser complemento para el activismo tradicional. Por ejemplo, la recolección de firmas llega a realizarse a pie de calle mediante colectas y, a la vez, implementan plataformas digitales como “Change.org”. Para LLYC, la mayor evolución ha sido la forma en cómo los activistas aportan ideas a una causa, mediante un canal más directo, como lo son los canales digitales y personalizados.

En conclusión, el cambio en los patrones de consumo de las personas, ha hecho que las tecnologías tomen mayor protagonismo en las actividades que realizamos. Migrar algunas acciones presenciales al mundo digital, no significa que hayan dejado la presencialidad, sino que ambas se complementan para formar una estrategia híbrida y completa para los activistas.

Top
A %d blogueros les gusta esto: