Estás aquí
Portada > Actualidad > 5 mitos sobre la lactancia materna

5 mitos sobre la lactancia materna

Lima, Perú.-. La leche humana es el alimento más importante, completo y seguro que puede recibir el recién nacido ya que contiene todos los nutrientes que el bebé necesita. Asimismo, es un alimento altamente biodisponible que brinda inmunidad al niño, haciendo que disminuya el riesgo de muerte infantil.

Asimismo, en tiempos de COVID-19, la lactancia materna debe porque el niño requiere tan importante alimento. Para ello, debe seguirse un protocolo básico de bioseguridad, con el uso de mascarilla quirúrgica (como mínimo), la práctica del lavado de manos y la higiene de los pechos.

El Colegio de Nutricionistas de Lima aclara algunos mitos alrededor de esta importante práctica, sustentándose en el documento ‘Mitos y realidades de la lactancia’, de UNICEF.

MITO 1: Las mujeres con pechos pequeño no pueden amantar

FALSO: El tamaño de los pechos no influye la lactancia

MITO 2: No todas las mujeres producen leche en cantidad suficiente y de buena calidad FALSO: Todas las mujeres producen leche de buena calidad y en cantidad suficiente porque la lactancia es un proceso regido por la ley de la oferta y de la demanda.

MITO 3: La madre no puede comer ciertos alimentos durante la lactancia

Falso: En todo el periodo de gestación y durante la lactancia, la mujer necesita una dieta balanceada. No hay alimentos que aumenten o disminuyan la producción de leche. A mayor succión, corresponde una mayor producción de leche.

MITO 4: Si la madre está enojada o asustada no debe dar de lactar

FALSO: El estrés o miedo extremo puede aletargar el flujo de leche, pero se trata de una respuesta temporal del organismo ante la ansiedad.

MITO 5: Si las madres están embarazadas de otro bebé deben dejar de amamantar

FALSO: Aun estando embarazada de otro bebé, la madre puede seguir amamantando.

¿Hasta qué edad puede amamantar el niño?
La Organización Mundial de la Salud recomienda la lactancia materna exclusiva durante los primeros 6 meses de vida del ser humano. Posterior a ello, debe continuarse hasta, por lo menos, los dos años de edad, acompañado de un plan de alimentación complementaria.

Top
A %d blogueros les gusta esto: