Estás aquí

El gas de Camisea ha sido, es y será siempre de los peruanos.

Como recurso natural estratégico, el gas de Camisea pertenece al Perú y exclusivamente a él.

En el año 2000, el Estado Peruano adjudicó la exploración y explotación del yacimiento al Consorcio Camisea, hoy compuesto por las compañías Sonatrach, Hunt Oil Company, Repsol, Tecpetrol, SK Innovation y Pluspetrol, mediante un contrato vigente hasta el año 2040.

Desde entonces, Camisea produce el gas gracias al cual se genera el 40% de la electricidad que se consume en el país. Más de 1.2 millones de familias usan gas natural en sus hogares y más de 200,000 autos lo utilizan como combustible (GNV).

Camisea ha generado ahorros por más de S/. 400 mil millones a la economía peruana, según un estudio independiente realizado por la consultora Macroconsult.

El Estado es el principal socio del Consorcio Camisea.

Entre las regalías (37.24%) e impuestos (30%) pagados directamente por el Consorcio, el Estado recibe gran parte de los ingresos totales del Consorcio. Por estos conceptos, desde los inicios de la operación y hasta el año 2019 el proyecto ha transferido más de S/.40.000 millones al Estado Peruano. El Cuzco, particularmente, ha recibido más de S/.20.000 millones, lo que equivaldría a más de 1 millón de dólares al día.

El precio del gas natural de Camisea es uno de los más bajos del mundo.

El precio al mercado local, en “boca de pozo”, está regulado y figura entre los más baratos del planeta.

A su vez, el precio final del GLP (producto derivado de los líquidos del gas y destinado al balón de gas), por su parte, está compuesto en casi un 60 % por lo que cobran los comercializadores, distribuidores y mayoristas y aportes al Estado (el Consorcio es sólo el productor). Camisea produce el 75% del GLP que demanda el Perú, por lo que el resto es importado y sujeto a variaciones internacionales. Este precio acaba de ser reincoporado al Fondo de Estabilización de Precios de los Combustibles.

Hay excedentes de gas natural que pueden ser destinados a la masificación.

Actualmente en el Perú hay reservas de gas natural suficientes para abastecer a más de 20 millones de hogares, cifra que largamente excede los 8 millones de hogares en el país, descontando lo que se exporta. Asimismo, su exportación ha generado un ingreso a las arcas estatales de 4,300 millones de dólares en regalías.

A pesar de ello, sólo del Lote 88, el 25% del gas natural que se extrae del subsuelo debe ser devuelto (reinyectado) al reservorio dado que no existe suficiente demanda en el mercado local.

Es decir, gracias a la inversión realizada por el Consorcio Camisea, en el Perú hay grandes excedentes de gas natural que pueden ser destinados a la masificación.

El Consorcio Camisea promueve y acompaña todas las iniciativas necesarias para la masificación del gas natural en el país.

El Consorcio Camisea ha promovido y propuesto diferentes alternativas para lograr la llegada del gas natural a todas las familias y rincones del Perú. Para ello, es fundamental la promoción de la demanda y la inversión en infraestructura por parte del Estado.

Camisea es un proyecto de vital importancia para el Perú, de altísimo valor estratégico y que aporta invalorables recursos al país.

Comprometido desde el inicio mismo de sus operaciones con el futuro de la Nación, genera diariamente energía, trabajo y recursos económicos al Estado Peruano, socio fundamental del mismo.

El Consorcio Camisea reafirma, una vez más, su compromiso con el Perú y sus familias.

Top
A %d blogueros les gusta esto: