Estás aquí
Portada > Empresarial > Tu vehículo podría convertirse en tu asistente personal e incluso saber si tuviste un mal día

Tu vehículo podría convertirse en tu asistente personal e incluso saber si tuviste un mal día

Lima.- Estamos acostumbrados a que nuestro vehículo entienda cuando le hablamos y pueda ayudarnos en cosas como cambiar de emisora, graduar la temperatura, reproducir nuestra lista de canciones favoritas e incluso a leer y responder nuestros mensajes de texto o de WhatsApp. Sin embargo, los expertos en tecnología predicen que en el futuro los asistentes de voz también sabrán cómo nos sentimos o si tuvimos un día difícil sin decir una palabra.

¿Volver al Futuro o El Auto Fantástico? De la ficción a la realidad absoluta

Se prevé que aproximadamente el 90% de los vehículos fabricados en los próximos 5 años ofrecerán sistemas de reconocimiento de voz. De esta forma, las tareas de conectividad que hoy nos sorprenden serán en el futuro tan comunes como abrir la puerta del auto y encender el motor. El siguiente paso podría ser la detección de pequeños cambios en nuestras expresiones faciales, modulaciones e inflexiones al hablar, facilitando y haciendo más segura la experiencia de conducción.

“Estamos en el camino correcto para desarrollar el vehículo empático que podría decir una broma para animarte, ofrecerte consejos cuando lo necesites, recordarte los cumpleaños y mantenerte alerta en un viaje largo”, dijo Fatima Vital, Director Senior de Marketing Automotive en Nuance Communications, la compañía que ayudó a Ford a desarrollar el reconocimiento de voz de SYNC®. Asimismo, los sistemas avanzados, equipados con sofisticados micrófonos y cámaras, podrán aprender qué canciones nos gusta escuchar cuando estamos estresados ​​o las ocasiones en las que preferimos simplemente disfrutar del silencio. La iluminación interior también podría complementar y adaptarse a nuestro estado de ánimo.

¿Vamos por un café?

Partiendo de la amplia estandarización de comandos de voz, el siguiente paso es que los sistemas futuros se convertirán en asistentes personales de los conductores: organizarán sus reuniones, los llevarán a la cafetería o restaurante preferido y les recomendarán proactivamente nuevas rutas o alternativas con base en el tránsito. Además, al acceder a los recursos basados ​​en la nube, los coches del futuro podrían permitir que aún más conductores hablen su idioma nativo.

“Comandos de voz como por ejemplo tengo hambre o necesito un café, sirven para encontrar un restaurante y ya han sido incluidos en SYNC 3, aproximando el sistema al terreno de un asistente personal”, dijo Mareike Sauer, Ingeniero de Control de Voz, Connectivity Application Team de Ford en Europa. “El próximo paso será que los conductores utilicen su lengua materna, hablando con su propio acento, para un discurso más natural”.

Desde el Cupertino de Apple al Mountain View de Android

No es ningún secreto que los 2 sistemas operativos más importantes para plataformas móviles son iOS y Android, entonces ¿por qué no crear un ecosistema que pueda albergarlos en una versión para vehículos? Ford lo consiguió gracias a SYNC® con Apple CarPlay™, una sencilla forma de utilizar la interfaz del iPhone en la pantalla táctil de un automóvil que permite el acceso a los controles de voz Siri Eyes-Free, Apple Maps, Apple Music, SMS y otras aplicaciones; así como con Android Auto™, el cual ofrece Google Maps, música y controles de voz para realizar llamadas telefónicas, responder y crear mensajes, entre muchas funcionalidades.

Ford está ejecutando junto a RWTH Aachen University, un proyecto de investigación para incrementar el uso de micrófonos múltiples que mejoren el procesamiento del habla y reduzcan el efecto del ruido externo y posibles interrupciones. Dentro de los próximos años, los sistemas de control de voz podrían ayudarnos como un asistente personal y realizarnos comentarios y preguntas de la siguiente índole: “¿te gustaría pedir flores para tu mamá en el Día de la Madre?; hay rebajas en los precios de tu chocolate favorito y la siguiente tienda tiene algunos en stock, ¿quieres ir a comprarlos?”.

El control de determinados gestos e incluso de la mirada, permitirían a los conductores responder llamadas asintiendo con la cabeza, ajustar el volumen con movimientos de muñeca, establecer la navegación con un rápido vistazo al destino en un mapa, entre otras opciones.

“El vehículo pronto será nuestro asistente, compañero de viaje y oído comprensivo. Podremos discutir de todo con él y preguntarle cualquier cosa, hasta el punto que muchos de nosotros olvidaremos que estamos hablando con una máquina”, dijo Dominic Watt, profesor del Departamento de Lengua y Ciencias Lingüísticas de la Universidad de York.

Top
A %d blogueros les gusta esto: