Estás aquí
Portada > Especiales > Realidad Virtual: El último grito de revolución de las comunicaciones

Realidad Virtual: El último grito de revolución de las comunicaciones

Alberto Pacheco y Cristias Rosas son dos aventureros del mundo de las comunicaciones que apuestan por un terreno poco explorado en nuestro país: la realidad virtual (VR). Mediante su empresa llamada VEX (Virtual Experiences), Alberto y Cristias construyen experiencias interactivas e inmersivas cuyo fin es revolucionar tres terrenos fundamentales de la sociedad: la publicidad, la educación, la cultura y el turismo. Recientemente captaron la atención del público mediante la campaña que realizaron para Sodimac (la campaña de VR más grande realizada en nuestro país), y su visión a largo plazo consiste en “ser la realidad virtual en el Perú”.

¿Cómo se inicia la aventura de VEX?
A: El proyecto empieza en el 2014, tomando como base el Google Cardboard, que es el modelo de visores de RV de cartón realizado por Google. Cuando ellos lo presentan, anuncian que se va a tratar de hardware libre, que los planos del visor se liberan y cualquiera puede hacer cualquier uso de ellos, incluso comercial. Entonces qué pasó; descargo los planos y el problema de este primer prototipo de Google, es que funciona con unos magnetos y un tipo de material que no es práctico; es un objeto de varias piezas de armado, no es sencillo de masificar. A partir de ese momento, lo que empecé a hacer fue realizar modificaciones al plano y crear uno propio.

Al margen de la masificación, ¿qué tan difícil era para el usuario común aprovechar el modelo de Google?
A: Complicado, pues para hacer los visores necesitabas los magnetos que no se venden acá así nomás, las lunas que tampoco se venden acá, y bueno, tomarte el trabajo de cortar el cartón. Hay algunas empresas que se dedican a importar esto cortado, con las lunitas y todo de China, pero la calidad -creo yo- no se compara; no son personalizados, el material es malo, las lunas son muy malas, en fin… las venden caro además. ¿Cómo solucioné este tema? Diseñé mi propio plano de tal modo que fuese de una sola pieza y ya no utilice magnetos. Por aquel entonces, me encontraba solo en el proyecto.

Debe haber sido bastante difícil…
A: Lo fue, pero yo continué desarrollando planos siempre con la idea de retomar el proyecto apenas el contexto fuese mejor. Entonces qué pasa, en el 2016 regresa Cristias de Nueva York (él es fotógrafo e hizo una maestría allá). Teníamos la idea de hacer algo juntos, y ahí es cuando Cristias propone sacar el proyecto adelante.

¿Cuál fue el siguiente paso?
A: Ponerme a ver en qué andaba el proyecto de Google. Google, por su parte, había lanzado otro prototipo que ya no tenía magnetos (el Google Carbour 2.0). Tenía tres piezas y había reemplazado los magnetos por un sistema de un botón con papel de contacto. Cuando vi el modelo, me pareció mucho más bonito, más amable, más presentable, pero era carísimo de hacer. En Perú, ese papel de contacto no lo consigues, conseguirlo es todo un parto; pero, agarré ese nuevo plano y decidí hacer una adaptación.

Te ayudó para mejorar a tu “hijo” anterior…
A: No, mi “hijo” anterior en realidad continúa, es el modelo 2.1, y el otro hijo se llama VEX 3.0. El VEX 1.0 fue el modelo de Google tal cual, con los magnetos y todo; el VEX 2.0 es la primera transformación que hice, que todavía tenía algunos problemas y fallas de diseño. El que tenemos ahora es el VEX 2.1 que es una variación de ese primer diseño, y, a partir del segundo prototipo de Google, es que adaptamos el VEX 3.0

¿Este VEX. 3.0 qué diferencias tiene con respecto al modelo de Google?
A: Tiene una pieza menos (lo redujimos de 3 piezas a 2) y no necesitamos ese sistema de botón ni papel contacto ni nada. Este sistema se vale directamente del pulgar para dar click en la pantalla, y está hecho de tal manera que no se ve ni molesta el campo visual para nada. Además, para lo que nosotros tenemos pensado, se presta mucho más, porque el problema de los botones y del magneto es que te permiten una interacción de un click con la pantalla; nuestro sistema, en cambio, te permite dejar presionado y mover cosas ahí, que en el futuro y de cara a lo que queremos hacer, abre posibilidades.

De un modelo de VEX a otro, ¿la calidad de la experiencia va mejorando?
A: Honestamente, la calidad de la experiencia, no tanto; es más un asunto de objeto, de comodidad, de amplitud. Hay quienes podrían decir que quizás se siente uno más inmersivo que otro; depende de las condiciones ambientales. Por ejemplo, el 2.1, al ser un poco más chico, es más permeable a filtrar luz; si estás en un lugar muy soleado con el 2.1, podría que no se vea tan oscuro y tan inmersivo, pero en condiciones iguales, la calidad es básicamente la misma.

C: Realizamos el recorrido de toda la toma de imágenes en video con 360. La cámara realiza una toma en modo panorámico; nosotros lo que hacemos es convertir esa toma de 360° a modo esférico y luego la pasamos a la aplicación. Lo mismo se da tanto en foto como en video.

A: Hay varias cosas que hace VEX. VEX tiene contenido en VR que puede ser fotográfico, que puede ser filmado o que puede ser creado en 3D. Aparte de hacer el contenido, nosotros también hacemos las aplicaciones, porque puede haber un cliente que quiere sólo en contenido en crudo, y hay quienes pueden querer que desarrollemos toda una aplicación. Por otra parte, tenemos en camino también un videojuego y apps para arquitectura. Algo que además nos interesa es el tema de las narrativas; de contar una historia en todas sus posibilidades.

Analizando a sus competidores, ¿qué ventajas ofrecen?
A: Primera ventaja, el tema de la construcción. Todos los que están en el mercado hasta el momento, están importando de China. Importar todo lo que nosotros hemos trabajado para Sodimac, por ejemplo, es más o menos 250 metros cúbicos de importación en un contenedor de 12 toneladas. Es un montón de plata, es un montón de tiempo, es un montón de todo. Nosotros ahorramos costos fabricando en Perú. Lo único que importamos, son las lunas, para lo cual contamos con toda una red de proveedores. El resto del material se fabrica en Perú: se imprime en Perú, se arma en Perú, y contamos con nuestro propio personal. Además de eso, personalizamos los lentes según las necesidades de la marca, y sometemos el material a las pruebas y variaciones necesarias para asegurar la calidad. Otra ventaja importante es el tema de los tiempos; por lo mismo que manejamos todo en Perú, la gente puede coordinar con nosotros directamente y en nuestro idioma.

C: La personalización que te da trabajar el producto desde acá, con respecto a trabajarla en China, es incomparable. Comunicarte con alguien en China a 10 horas de diferencia es un trámite insufrible. Y por más que la comunicación sea en inglés, ésta suele ser precaria. Nosotros con nuestros proveedores no tenemos ese tipo de problema.

¿Qué ventajas le ofrece este nuevo tipo de tecnología a la publicidad?
A: Las más grandes campañas de VR en el mundo son experiencias publicitarias. El lente potencia la marca porque, al margen de ser un objeto de Merchandising que te permite -por ejemplo- ver la campaña de Sodimac, te sirve para ver otras cosas y es un objeto que vas a conservar y que te va a durar por lo menos un tiempo en el cual tú vas a seguir teniendo una recordación de marca todo el; más allá de la experiencia propia que pueda crear cada una de estas marcas, que también es positiva.

Actualmente el público puede adquirir sus visores VEX contactando a través de su web (VEX.pe). A partir de abril, la venta compra directa será posible a través del carrito de ventas o ubicando los stands de VEX en las universidades.

Top
A %d blogueros les gusta esto: