Estás aquí
Portada > Especiales > Publican investigación que llevó a picanterías y chicherías a convertirse en Patrimonio Cultural de la Nación

Publican investigación que llevó a picanterías y chicherías a convertirse en Patrimonio Cultural de la Nación

Lima.- La gastronomía peruana vive un auge a nivel mundial desde hace dos décadas. Sin embargo, en nuestro país existe un grave desconocimiento de los espacios primigenios y los núcleos originarios de las cocinas regionales. Ello motivó a la investigadora y socióloga, Isabel Álvarez, a recorrer picanterías y chicherías de seis regiones con el objetivo que cinco de ellas puedan ser declaradas Patrimonio Cultural de la nación, mérito obtenido en el mes de noviembre del 2015. (Cabe aclarar que Arequipa logró el mérito individualmente en el año 2014).

Esta investigación que se inició en el 2013 ahora se plasma en el libro “Picanterías y Chicherías del Perú Patrimonio Cultural de la Nación” promovido por la Facultad de Ciencias de la Comunicación, Turismo y Psicología de la USMP. La publicación revela detalles de la labor que realizó la directora y su equipo de trabajo en Piura, La Libertad, Lambayeque, Tumbes, Cuscoy Arequipa de donde recabaron testimonios y fuentes históricas con el fin de que los orígenes de la gran cocina peruana no permanecieran silenciados.

 La socióloga inicia la investigación explicando el significado de los términos picantería y chichería. Ambos lugares, que datan desde hace más de tres siglos, eran espacios donde las personas socializaban en un contexto familiar acompañados de una buena chicha, una buena comida y una jarana musical. Tradición que hasta el día de hoy existe gracias a la labor de la mujer picantera a través de la enseñanza heredada de las abuelas a madres, hijas y nietas.

 El libro, que se reparte en dos tomos, prosigue detallando historia, culinaria local y un pequeño recetario gastronómico de cada región investigada, para luego explicar específicamente el origen de sus picanterías y chicherías, tradiciones,testimonios de sus protagonistas, una lista de los locales registrados con dirección y una serie de conclusiones que ayuden a preservar no solo el negocio sino su trascendencia en el país.

 Precisamente, Álvarez considera en la obra que las agencias de viajes deberían incluir la participación de las picanterías y chicherías en el circuito gastronómico que se elaboran para las regiones. Esta sería una forma de impulsar el número de visitas a éstos lugares que presentan dificultades por la vorágine de la modernidad.

 La presentación del libro será el próximo miércoles 29 de marzo en el hall del Ministerio de Cultura.

Top
A %d blogueros les gusta esto: