Estás aquí
Portada > Vida y Estilo > Mitos y realidades sobre el consumo de agua purificada

Mitos y realidades sobre el consumo de agua purificada

Lima, Perú.- Las personas estamos compuestas por un 70% de agua, lo que pone en evidencia que este elemento juega un papel importante en nuestro cuerpo, principalmente en nuestra salud. Por ello, beber agua debe ser un hábito diario y constante más que una elección. Pero, ¿realmente estamos bebiendo agua saludable?

Muchas personas prefieren beber agua embotellada porque consideran que es más limpia que el agua del grifo, sin embargo esta opción termina convirtiéndose en una considerable inversión, ocupa grandes volúmenes de almacenamiento y no es de disponibilidad inmediata, además de considerar que si bien las botellas descartables sirven como reciclaje, algunos consumidores terminan desechándolas junto con el resto de residuos tóxicos.

Frente a este panorama, especialistas en salud recomiendan purificar el agua que se consume en los hogares, ya que así se previenen enfermedades o infecciones por la ingesta del agua contaminada. Y es que sin importar de donde proviene el agua, existe el riesgo de contener y transportar microorganismos y bacterias junto a otros contaminantes que pueden causar problemas de salud.

Actualmente pueden encontrarse en el mercado peruano desde purificadores de agua que permiten reducir el contenido de partículas y cloro, mejorando el sabor y el olor del agua; hasta purificadores que reducen el contenido de microorganismos y bacterias, y otros agentes dañinos para la salud. Los expertos en soluciones de 3M aseguran que es importante adquirir un purificador de tecnología avanzada que garantice la salud de las personas, e incluso el confort de quienes usan este sistema.

“Un purificador basado en tecnología IMPACT, cuenta con una triple etapa de filtración. Lo que permite, además de eliminar partículas, sedimentos y cloro; la eliminación de bacterias, quistes, compuestos orgánicos volátiles e incluso, algunos metales pesados como el mercurio y el plomo que son perjudiciales para la salud”, comenta Vanesa Gottig, Gerente Comercial de la División de Purificación en 3M para Región Andina.

“Es importante asegurarse del cumplimiento de algunas características técnicas, como por ejemplo, cual es el micraje del purificador. El tamaño del poro está directamente relacionado con la eficiencia de filtración del purificador, a menor tamaño de poro más partículas puede reducir. Por ejemplo, la Echericha Coli, que es una de las bacterias más frecuentes que puede encontrarse en el agua y que trae enfermedades vinculadas al tracto digestivo, mide 0.65 micras aproximadamente, un filtro que tenga un tamaño de poro de 1 micra no puede asegurar su remoción de manera tan efectiva, en cambio un filtro de 0.5 micras o menos sí”, añade la especialista.

Top
A %d blogueros les gusta esto: