Estás aquí
Portada > Especiales > La llegada del sucesor de San Pedro

La llegada del sucesor de San Pedro

Por: Manuel Ugarte Cornejo
Director del Centro de Pensamiento Social Católico de la Universidad Católica San Pablo de Arequipa (UCSP)

Esta es la tercera vez que un Sucesor de San Pedro visita el Perú. Si hacemos memoria, la primera vez que un Pontífice nos visitó fue en 1985 cuando Juan Pablo II recorrió ocho ciudades incluyendo Arequipa, donde coronó a la Virgen de Chapi y beatificó a Sor Ana de los Ángeles Monteagudo. La segunda visita del Papa peregrino a nuestro país fue en 1988 con motivo del Congreso Eucarístico Mariano Bolivariano.

Pero la pregunta que muchos nos hacemos, ¿Qué mensaje traerá el Papa Francisco a los peruanos? No es una pregunta fácil tomando en cuenta la personalidad de Francisco, tan sencilla, fraterna y directa, pero a la vez llena de sorpresas. Sin embargo, hay algo que nos puede ayudar a saber qué le preocupa al Papa cuando piensa en el Perú, y son los temas tratados en la visita ad limina que los obispos peruanos realizaron a la Santa Sede en mayo de 2017. Allí lo que el Pontífice pidió para la Iglesia en el Perú se puede resumir en una frase: “un nuevo despertar misionero”.

La atención a los jóvenes fue otra preocupación que el Santo Padre transmitió a los obispos peruanos, y que seguramente estará presente en los mensajes que traiga a nuestro país. A los jóvenes continuamente les ha pedido “hacer lío” y responder con generosidad al llamado de Dios. En la Jornada Mundial de la Juventud 2016 en Cracovia, Francisco les dijo: “No tengáis miedo de decirle «sí» [a Jesús] con toda la fuerza del corazón, de responder con generosidad, de seguirlo. No os dejéis anestesiar el alma, sino aspirad a la meta del amor hermoso, que exige también renuncia, y un «no» fuerte al doping del éxito a cualquier precio y a la droga de pensar sólo en sí mismo y en la propia comodidad” (Francisco, 2016).

Cada vez que el Papa se refiere a los jóvenes, también menciona la importancia de la familia. Y este, sin duda, será un tema especial durante su peregrinación peruana. Esto lo hizo notar la Comisión de Familia, Infancia, Vida y Bioética de la Conferencia Episcopal Peruana (CEP), quien, al momento de celebrar el anuncio del viaje papal, recordó la forma cómo Francisco ha criticado la influencia negativa de la ideología de género a la que rechaza por ser una “colonización ideológica” que confunde a los niños haciéndoles creer “que el sexo cada uno lo puede elegir” (Aciprensa, 2017).

También podemos asegurar que la sensibilidad social del Papa Francisco estará muy presente en su visita al Perú. De hecho, la decisión de visitar Trujillo busca llamar la atención sobre los miles de familias damnificadas que todavía sufren las consecuencias del fenómeno de El Niño. Y la decisión de visitar Puerto Maldonado se debe a su preocupación por las poblaciones que viven en la Amazonía. Precisamente en su última reunión con los obispos peruanos, Francisco les confió que quisiera organizar un sínodo para los pueblos amazónicos que involucre a Perú, Venezuela, Brasil, Colombia, Bolivia y Ecuador. Esto fue comentado por el Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana, quien además dijo que “Perú aporta el 13% a la cuenca amazónica, somos dos terceras partes territorio amazónico. Y hemos estado de espaldas, muy poco sensibles al sufrimiento, marginación. Poco personal, las distancias…. no es una zona fácil y el Papa está muy preocupado” (L’Osservatore Romano, 2017).

Además de esto, el tema de la corrupción política y social podrá ser otra cuestión que el Papa aborde en el Perú. Esto es algo de lo que los obispos peruanos le han hablado con mucha preocupación hace un mes, cuando con mucha coincidencia, el Vaticano estaba planificando el primer Debate Internacional sobre la Corrupción. Además, este año, en una carta dirigida a la Asamblea General Ordinaria del Consejo Episcopal Latinoamericano, Francisco denunció duramente a la corrupción a la que calificó como “uno de los pecados más graves que azota hoy a nuestro continente”. También dijo que la corrupción es “como un cáncer que va carcomiendo la vida cotidiana” de América Latina y “arrasa con vidas sumergiéndolas en la más extrema pobreza” (Francisco, 2017).

Con estos, y otros temas sobre los que el Papa nos hablará durante esos días de visita pastoral, lo que buscará principalmente será confirmarnos en la fe, llamarnos a la conversión de corazón, y exhortarnos a construir —con espíritu cristiano— una sociedad más justa para todos, especialmente los más pobres y excluidos. Por eso debemos prepararnos para acoger con un corazón abierto las enseñanzas que nos traerá el primer pontífice latinoamericano.

Top
A %d blogueros les gusta esto: