Estás aquí
Portada > Actualidad > Buena alimentación se aprende en la niñez

Buena alimentación se aprende en la niñez

Lima.- Para prevenir tanto la desnutrición como el sobrepeso, así como numerosas enfermedades, es importante que desde la infancia se promuevan los buenos hábitos de alimentación, afirmó D’Janira Paucar, nutricionista del Programa Nacional “A Comer Pescado” del Ministerio de la Producción.

“Promover adecuados hábitos alimenticios en los niños y niñas, durante sus dos primeros años de vida, aumenta la posibilidad de que sean adultos más sanos y mantengan una cultura de alimentación saludable a lo largo de toda su vida”, destacó.

Precisó que en sus primeros dos años de vida, los niños y niñas adoptan prácticas establecidas en su entorno y las conductas de sus cuidadores, los cuales constituyen patrones alimentarios que persistirán a lo largo de su vida.

“Por ejemplo, los niños de madres con hábitos alimenticios poco saludables, es decir con dietas altas en carbohidratos refinados y grasas saturadas, son propensos a desarrollar, en el futuro, dietas poco saludables por ellos mismos”, advirtió la especialista.

Desde los 6 meses de edad la alimentación complementaria debe ser balanceada e incluir los diferentes grupos de alimentos (cereales y tubérculos, menestras, carnes, grasas saludables, frutas y verduras) en cantidades adecuadas, con la finalidad de proporcionar los nutrientes que el niño o la niña necesita para su crecimiento y desarrollo.

“La edad para incluir el pescado en la alimentación de los niños y niñas es a partir de los 6 meses, empezando con las especies de carne blanca cocido al vapor, al horno o sancochado, sin sal y desmenuzado, revisando de que no contenga espinas. La introducción de este alimento debe hacerse en cantidades pequeñas probando su tolerancia. Entre los pescados blancos tenemos a la merluza, la lisa, corvina, cojinova, entre otros”, dijo.

En tanto, los pescados azules cocidos, desmenuzados y sin espinas se puede introducir en la alimentación del bebé a partir de los 9 meses, pero de manera gradual, como bonito, jurel y caballa. Estas especies son una excelente fuente de Omega 3 (DHA y EPA), una grasa esencial ideal para el desarrollo de la memoria e inteligencia del niño.

Top
A %d blogueros les gusta esto: