Estás aquí
Portada > Actualidad > 5 claves para detectar si tu hijo pierde la concentración.

5 claves para detectar si tu hijo pierde la concentración.

Lima, Perú.- La dificultad para concentrarse es una experiencia por la cual han atravesado todas las personas y es muy frecuente especialmente en los niños, quienes evidencian este problema en las complicaciones para el aprendizaje y el bajo rendimiento de sus calificaciones, hechos que pueden derivar en un serio impacto negativo para su etapa de desarrollo como en la vida adulta.

La doctora María Luisa Stiglich, Neuróloga Pediátrica de la Clínica Anglo Americana, detalla cinco claves para detectar si los niños están afrontando problemas de concentración, para diagnosticar a tiempo cualquier anomalía neurológica y brindar un tratamiento oportuno.

Poca atención en clase
Los niños no tienen la misma capacidad de concentración que los adultos, puesto que su cerebro no está desarrollado completamente. Uno de los síntomas por los cuales se puede detectar si el menor está afrontando un problema de pérdida de concentración es la poca atención que le brinda a las clases, siéndole difícil retener la información que se le brinda por más de una hora seguida de lecciones.

Si los profesores en la escuela se comunican con los padres de familia y les comentan que su hijo no atiende a la clase o es muy distraído entre curso y curso, es importante tomar este síntoma como una señal de alerta para acudir al especialista.

No escucha cuando se le habla
En muchas ocasiones se toma este comportamiento en los niños como un indicador de mala conducta o malcriadez. Sin embargo, es necesario observar el conjunto completo antes de preocuparse. Cuando se percibe que el pequeño se “pierde en sus propios pensamientos”, ensimismándose en su mundo, es un potencial signo de falta de concentración, puesto que se detecta que no es capaz de enfocarse en una conversación y de brindar una respuesta acorde al tema del diálogo.

Olvida sus objetos personales con frecuencia
Por lo general se empiezan con pequeñas cosas, como la cartuchera o algunos cuadernos en clase, luego pueden ser objetos más grandes, e incluso la mochila. Es normal que los niños sean un poco distraídos, no obstante es necesario que los padres detecten si estos olvidos se dan con tanta frecuencia que se llega a establecer un patrón.

De ser ese el caso, lo más recomendable es acudir con el menor a un neurólogo pediatra que pueda detectar si está padeciendo de algún trastorno y así iniciar un tratamiento oportuno que le permita al niño desarrollarse con normalidad.

Emplea mucho tiempo en las tareas escolares
Los deberes del colegio pueden ser tediosos en varias ocasiones por factores como la extensión o la complejidad. Si los padres o los maestros se percatan que al niño le cuesta desarrollar las actividades por más simples o rápidas que sean, en comparación de sus compañeros, esa ya es una señal de alerta de que el menor está afrontando problemas de concentración.

El especialista podrá diseñar para el menor un tratamiento personalizado en función de sus necesidades, así como orientar a los padres de familia para que puedan realizar ejercicios de retención de información con sus hijos y ayudarlos a crecer progresivamente.

Dificultad para seguir instrucciones y poca retención
Tener dificultad continua para seguir instrucciones y retener la información que se proporciona puede ser un signo de complicaciones en el aprendizaje y de atención en los niños. Es importante tener en cuenta que la dificultad para seguir instrucciones no se da por igual entre todos los menores, debido a que algunos tienen problemas con las indicaciones de varios pasos y otros con datos más simples.

Otros factores a los cuales se les debe prestar atención, es si los niños malinterpretan las instrucciones, si pasan por alto información clave, si mezclan datos o confunden el orden en el que se necesitan las cosas. Hablar con compañeros en clase en vez de prestar atención, interrumpen con frecuencia o se paran de sus asientos varias veces poniendo excusas como para ir al baño. De ser ese el panorama, se debe acudir a un especialista en neurología pediátrica para diseñar el tratamiento.

Con esta información, descartar problemas de atención y aprendizaje en los más pequeños será más sencillo, así como recibir el tratamiento adecuado acorde a cada caso. Además, se contribuirá a la propagación de una cultura de prevención que beneficie a todos y permita gozar de una mejor calidad de vida para disfrutar con los seres queridos.

La Clínica Anglo Americana cuenta con la especialidad de Neurología Pediátrica, desde la cual se concientiza y atiende a la población sobre la importancia de una buena salud. El staff de médicos está siempre dispuesto a absolver las dudas de las pacientes para brindarles una mejor calidad de vida.

Para conocer más sobre la Clínica Anglo Americana, sus servicios, especialidades, el nuevo Edificio Dr. Fleck y staff médico, ingrese a www.clinicaangloamericana.pe o visite @clinicaangloamericana en Facebook – @ClinicaAngloAm en Twitter y nuestro canal de Youtube.

Para comunicarse con la especialista, la Doctora María Luisa Stiglich de la especialidad de Neurología Pediátrica, escribir al correo mstiglich@angloamericana.com.pe o llamar al 616 8900 anexo 5312.

Top
A %d blogueros les gusta esto: